Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El 28 de octubre, elecciones legislativas

El PSA trata de rehacerse de la derrota sufrida en las elecciones andaluzas

"De tu voto depende Andalucía, vota PSA" es el lema del Partido Socialista Andaluz, que trata de rehacerse de la severa derrota sufrida en las elecciones al Parlamento de Andalucía. El PSA intenta reconstruirse sobre una base difícil. Sus dirigentes acusan al PSOE de sembrar de obstáculos su camino y la participación en los programas de RTVE ha sido uno de los frentes de batalla. en este aspecto. A la hora de la distribución de espacios gratuitos en televisión, el PSA ha quedado igualado a los partidos extraparlamentarios.Con más de 300.000 votos en las elecciones del 79, éxito repetido poco después en las municipales, el PSA parecía una fuerza importante a considerar, y en continuo crecimiento en el panorama político español de estos años. Sus cinco diputados en el Congreso, a los que luego se unieron sendos tránsfugas de UCD y del PSOE, y sus dos representantes en el Parlamento catalán, hablaban de un movimiento fuerte. Pero las elecciones andaluzas redujeron a la mitad su número de partidarios, y les dejaron con solo tres representantes en el Parlamento autonómico.

Una serie de errores, capitalizados por el PSOE y particularmente por Rafael Escuredo, han ido restándole espacio político. El apoyo a Suárez en los votos de investidura y de confianza, la apuesta por el artículo 144 como camino hacia la autonomía -que dio lugar a que el PSOE se aprovechara de una situación confusa para abandonar la vía del 151-, y el cambio de las alcaldías de Granada y Huelva, han sido torpezas demasiado grandes. "Hemos estado poniéndole balones al contrario para que los rematara a placer", confiesa un alto mandatario del PSA. Y Escuredo fue el hombre que supo rematarlos, capitalizar los errores del rival y convertirse en adalid del andalucismo, para beneficio del PSOE. "Andalucismo es socialismo más nacionalismo", repite con frecuencia Luis Uruñuela, líder del PSA y alcalde de Sevilla. Pero el PSA ha apostado demasiado poco por el socialismo y el nacionalismo sin más no tiene en Andalucía tanto eco.

Campaña nacionalista

A pesar de todo, en estas elecciones el PSA insiste en que su preocupación esencial es el nacionalismo: de tu voto depende Andalucía. Su campaña, hecha con escas,ez de medios -hasta el punto de que no resulta fácil ver en las calles de Sevilla carteles de este partido- tiene un argumento esencial: Andalucía necesita un grupo parlamentario fuerte que la defienda con interés. Y otro: es una amenaza seria la posibilidad de que el PSOE se convierta en una minoría mayoritaria que tenga que apoyarse en el PNV y Convergencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de octubre de 1982