El Dalai Lama afirma en Barcelona que está seguro de regresar algún día al Tibet

Tenzin Gyatso, decimocuarto Dala¡ Lama M Tibet, rehusó hacer cualquier declaración política en el primer día de su visita a España que forma parte de lo que él mismo definió como un viaje privado y de tipo cultural. Sin embargo, el patrón y fundador de los lamas del sombrero amarillo, como le denominan sus seguidores, se manifestó "seguro de retornar al Tibet", M que se exilió en 1959, si bien no concretó el momento de su retorno.

El regreso a su país, según precisó, "dependerá de las circunstancias, porque desde 1979 los líderes comunistas chinos son más razonables y aumentan las posibilidades de entendimiento". El jefe político y espiritual de la comunidad tibetana no hizo honor a sus sobrenombres de elpoderoso de los tres mundos o voz vigorosa, y transmitió con voz suave y gesto de bondad su "mensaje de comprensión y amor" en una conferencia de prensa celebrada tras su encuentro con Jordi Pujol, presidente de la Generalitat.El Dala¡ Lama, que procedía de Mongolia y Rusia y había realizado una escala en Roma, en el curso de la cual se entrevistó con Juan Pablo II, manifestó su respeto por la figura del Papa y señaló como tema de su entrevista con el sumo pontífice "el diálogo entre las religiones budista y cristiaria". Tenzin Gyatso se mostró satisfecho de la actividad de las comunidades tibetanas en occidente y subrayó el interés de su religión por dar a conocer las tradiciones tibetanas, "muy antiguas pero todavía útiles en nuestras vidas diarias".

El Dala¡ Lama, reencarnación de Buda en la Tierra, según su credo, expuso ante los informadores los principios de la religión que representa: "El amor y la comprensión entre los unos y los otros como fuerzas capaces de mejorar al hombre". Estas dos ideas son, según el jefe espiritual del Tibet, comunes a todas las religiones, a las que comparó con distintos platos de comida: "Cada uno tiene su gusto, pero todos satisfacen un mismo fin".

Respondiendo a preguntas de la Prensa, Tenzin Gyatso explicó su elevación a la dignidad de líder temporal y espiritual del pueblo tibetano, en base a la creencia en la reencarnación. "El budismo cree en la reencarnación", dijo el Gran Lama, "y hay personas que pueden elegir su siguiente nacimiento. De esta suerte, hay niños que pueden recordar cosas de sus vidas anteriores. El sistema para buscar al siguiente Dala¡ Lama reencarnado consiste por eso en someter a los niños a distintas pruebas, en las que demuestren su procedencia".

Coincidencia entre las religiones

El rayo de loto, como le conocen también sus seguidores, se mostró convencido de la vigencia del budismo tibetano aún en los tiempos presentes y en las sociedades occidentales. "El lugar no importa, solo cuenta tener un cerebro y un corazón humano".

Tenzin Gyatso, que enfatizó durante la conversación los puntos de coincidencia con todas las religiones existentes en el mundo, apuntó como característica diferencial de su sistema de creencias la negación de un alma permanente, lo que no supone, a su juicio, la negación, de la existencia del yo, pero sí la idea de un yo independiente y autosuficiente.

El actual Dala¡ Lama dispone, durante su estancia en Barcelona, de un amplio servico de protección que dificulta incluso el paso de los camareros a sus estancias privadas.

Tenzin Gyatso fue entronizado a la edad de cinco años, tras ser detectado como reencarnación de Buda en la tierra. A la edad de seis años comenzó su educación y se graduó como geshe larampa (doctor en filosofía budista) a los veinticinco años. En 1950, al inicio de la invasión china del Tibet, posterior a la toma del poder por el partido comunista, había asumido la dirección política de su país, con sólo dieciseis años.

En el año 1954 visitó China, por invitación del Gobierno de Mao Zedong, y se entrevistó con el máximo líder de la revolución, con Zhou Enlai y con Deng Xiaoping.

Asilo político en la India

Entre los años 1956 y 1959, el Dala¡ Lama presidió el Comité Preparatorio para la Autonomía de la Región Tibetana, cargo en el que cesó al solicitar asilo político en la India cuando las autoridades chinas aplastaron en Lhasa (ciudad de los dioses, capital del Tibet), la sublevación de la nación tibetana.

En su exilio del Tibet, el Dala¡ Lama fue acompañado por unos cien mil seguidores, de los dos millones de habitantes que componen la población del Tibet.

Durante su permanencia en España, el Dala¡ Lama visitará las comunidades tibetanas existentes en Cataluña y Granada y que cuentan con la presencia de monjes exiliados a los que se han unido en los últimos años. varias decenas de conversos nativos.

El Tenzin Gyatso, que hizo gala de un gran sentido del humor a lo largo de toda la conferencia de Prensa, arrancó con sus bromas las risas de los informadores en varias ocasiones, como cuando respondió a la pregunta de "¿por qué es usted el Dala¡ Lama?" con gesto ingenuo: "Ni yo mismo lo sé".

Respecto al contraste entre el principio de separación de la Iglesia y el Estado imperante en las sociedades occidentales y su condición de jefe supremo político y religioso de la comunidad tibetana, Tenzin Gyatso opinó que "no hay contradicción entre ser un líder temporal y un líder espiritual a un tiempo".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS