Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El 28 de octubre, elecciones generales

La convocatoria electoral prima a los socialistas y a Alianza Popular, según Carrillo

"La convocatoria de elecciones, con las normas electorales de 1977 y 1979, cuya constitucionalidad es dudosa sin hacer una nueva ley electoral, priman al PSOE y a Alianza Popular y perjudican al PCE y a UCD", dijo anoche Santiago Carrillo, secretario general del PCE, en la cena-mitín celebrada en Leganés (Madrid), con motivo de la entrega de cuatro millones de pesetas por la agrupación local, destinados a propaganda, en lo que de hecho constituyó su primer discurso electoral.Carrillo reconoció que las elecciones son un desafío difícil para los comunistas y aseguró que Calvo Sotelo las ha precipitado para provocar "una bipolarización política entre la derecha de Fraga y el PSOE que, a medio plazo, podría conducir a un Gobierno de derecha y al aborto, para mucho tiempo, de una política de progreso, y no digamos de izquierda".

En esta estrategia, se integraba también, según el dirigente comunista la máxima reducción posible del PCE, "único partido que, en este país, ha propugnado una política de frente democrático partiendo de un análisis marxista, revolucionario y realista. También exigía desplazar a Suárez, considerado demasiado progresista, de la dirección de UCD y acercar ésta a Fraga".

Según Carrillo, "a la intuición popular no puede escapársele la sospecha sobre las condiciones en que se está propulsando al PSOE hacia el Gobierno". A este respecto, ofreció la interpretación de que "los políticos burgueses prefieren endosarle al PSOE problemas que ellos no se atreven a abordar: recorte de las autonomías, liquidación del 23-F y la cuestión militar, y un plan de estabilización que terminaría cargando la crisis sobre las espaldas de los trabajadores. El líder comunista cree que "la derecha va a tratar de quemar rápidamente al PSOE para anticipar las posteriores elecciones y, a favor de la ley del péndulo, llegar al Gobierno e instalarse en él por largo plazo". También advirtió que "el adversario es la derecha de Fraga", pero que el monopolio del voto útil por el PSOE sería un grave daño para una auténtica política de izquierdas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de septiembre de 1982