Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos una decena de parlamentarios centristas se unirán a Suárez

Medios oficiales de Unión de Centro Democrático sondeaban aún ayer las posibles deserciones que sufriría el partido centrista tras la creación por Adolfo Suárez de su propia agrupación política, que ayer fue bautizada como Centro Democrático Social.La impresión general, tras estos sondeos y los realizados por EL PAÍS a través de sus corresponsales, es que la tónica, en medios hasta ahora considerados próximos al suarismo, es de gran cautela a la espera de conocer la fuerza real y las fuentes financieras del CDS. Pero al menos una decena de parlamentarios y numerosos dirigentes locales comenzaron ayer a anunciar su pase al nuevo partido, al que, según algunas fuentes, se unirán también varios altos cargos de la Administración.

La otra gran especulación se refería a las posibles alianzas previas o posteriores a las elecciones del nuevo partido de Suárez. Todos los medios consultados se mostraban igualmente reticentes a una declaración inmediata sobre el tema, si bien tanto un miembro de la ejecutiva del Partido Socialista como otro del Partido de Acción Democrática (PAD), que encabeza Fernández Ordóñez, tuvieron frases escasamente alentadoras para la conclusión de cualquier pacto con el partido suarista.

Pasa a la página 11

Cautela de dirigentes del PSOE y del PAD respecto a eventuales alianzas con el partido de Adolfo Suárez

Viene de la primera página

El citado dirigente socialista, expresándose a título personal, dado que el tema no ha llegado siquiera a ser debatido en profundidad en la ejecutiva del PSOE, manifestó su opinión de que "de llegar a cualquier tipo de alianza tras las elecciones, sería con alguien que intranquilizase menos que Suárez". Agregó que la figura del ex presidente sigue despertando recelos en el seno de determinadas instituciones y que, en cualquier caso, "habría que esperar" a ver la fuerza real de la agrupación política ahora lanzada por Suárez.

En términos más categóricos se expresó Carmela García Moreno, dirigente del PAD, quien negó que vaya a haber pacto entre su partido "y un partido de Suárez inexistente". Pero Fernández Ordóñez se mostró mucho más cauto, limitándose a señalar que el CDS "es una opción distinta del PAD, que saludamos con simpatía". Ordóñez aprovechó para desmentir, una vez más, el rumor que hablaba de que otro dirigente del PAD, Luis González Seara, podría transvasarse al partido de Suárez.

"Fugas" parlamentarias

Si la incertidumbre acerca de los posibles pactos electorales del recién nacido partido era ayer grande, no existían mayores seguridades respecto a los nombres que podrían acompañar al duque de Suárez en su aventura. En medios políticos madrileños circularon abundantes listas, a título de rumor, de los parlamentarios que podrían abandonar UCD. A falta de confirmación oficial, se daba como muy probable que a Agustín Rodríguez Sahagún y Rafael Calvo Ortega -cuya salida está consumada- se uniesen los nombres de los diputados cordobeses Juan José Rodríguez Alcaide y Antonio José Delgado de Jesús, además del diputado por Huesca León Buil y los senadores Antonio Jimeno, Manuel Fábregas y Rodríguez San León, representantes de Teruel, Huesca y Zamora, respectivamente. También se consideraba probable el pase al CDS del diputado canario Lorenzo Olarte.

En Cataluña, la mayor parte de los parlamentarios de UCD-Centristes se inclinaban por la permanencia en UCD, acaso con la excepción del leridano Manuel Sárraga, que mostraba una postura más ambigua.

El País Vasco, Aragón, Cantabria -cuyo secretario general, Javier Doménech, pasa al CDS- y, en menor medida, Cataluña, serán las zonas donde más podría resentirse el aparato centrista con la constitución del nuevo partido. El nuevo secretariado centrista esperaba ayer la dimisión de algunos nuevos funcionarios de la calle Arlabán, para pasarse al partido suarista, como antes hicieron Ignacio Roch y Laura Morso, dos de los firmantes, ayer, de la solicitud de inscripción del nuevo partido. Roch, actual portavoz del partido suarista, era adjunto a la secretaría de Información en UCD, y Laura Morso era presidenta del comité de afiliación al partido centrista. Junto a ellos, firmó la solicitud de inscripción la abogada Rosa de Castro. Laura Morso fue subdirectora de Acción Social y destacada militante en UCD-Madrid, cuando esta organización era presidida por Abel Cádiz, quien también abandonó ayer UCD para pasar al CDS.

La carta de Rodríguez Sahagún

Rodríguez Sahagún fue el primero que ayer, siguió los pasos de su concuñado y dirigente, Adolfo Suárez, remitiendo a Landelino Lavilla una carta dándose de baja en UCD. En la carta, redactada en términos muy similares a la que el martes había enviado el propio Suárez al presidente de UCD, el ex presidente del partido centrista y ex ministro de Industria y defensa hacía constar su "profundo dolor" por tener que abandonar UCD, "pues he dejado en este proyecto multitud de ilusiones y de esfuerzos".

"Creo sinceramente", prosigue el escrito, "que hoy es más necesario que nunca un partido de centro que responda vigorosamente a las demandas de modernización de la sociedad y esté firmemente comprometido a trabajar, desde la moderación, por la concordia y la convivencia en la vida política española y el fortalecimiento de sus ilusiones democráticas. También comunica a Lavilla su renuncia al escaño, prometiendo, en caso de no aceptarse tal renuncia, votar con el grupo parlamentario centrista "del que, en este supuesto, rogaría seguir formando parte".

Junto a ellos, al menos tres subsecretarios, dos presidentes de empresas públicas y dos consejeros de RTVE pertenecientes a UCD, eran citados ayer en medios políticos como próximos integrantes de los cuadros del CDS.

El partido de Suárez se define en los estatutos como un partido "de centro, democrático y reformador, progresista y popular, de ámbito nacional". Estos planteamientos se diferencian, por tanto, notoriamente de los de su homónimo portugués, el CDS liderado por Diego Freitas do Amaral, del que, presumiblemente, el grupo suarista ha tomado el nombre. El CDS portugués engloba un espectro derechista constituido por democristianos, miembros del Opus Dei y antiguos caetanistas. El congreso constituyente del nuevo partido se celebrará en la primera quincena de septiembre y, entretanto, será regido por una gestora provisional, cuyo presidente será el propio Suárez, quien mañana celebrará un almuerzo con 45 periodistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de julio de 1982

Más información