Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vicente Calderón vaticina tres malos años para el Atlético

Vicente Calderón aún no ha dado a conocer oficialmente su decisión de tomar posesión de la presidencia del Atlético de Madrid. Su explicación es que solicitó un plazo de 72 horas para conocer la realidad económica y deportiva del club, "y sólo han pasado 24 horas, por lo que pienso agotar este plazo hasta el final". Vicente Calderón manifestó, que, a partir de su llegada, tuvo conocimiento de los datos economicos de la entidad, "y mi primera impresión es funesta. En dos años, y esto hay que tenerlo muy en cuenta, se han perdido casi 500 millones de pesetas. Creo que la gran familia atlética no ha tomado conciencia real de lo que esto significa. Esto es una entidad en completa crisis". Calderón anunció que la solución podría suponer tres años muy sacrificados.Vicente Calderón hizo hincapié en que está estudiando las posibles soluciones a la citada crisis, aunque de sus palabras se puedan deducir, conclusiones claras: "siempre sostuve que un club debe regirse como una sociedad anónima, así que eso haremos: mis directivos serán responsables de lo que hagan en el club, lo cual no significa que vayan a poner dinero. Pero los socios, que son adultos y son los dueños del club, deben saber que han de sacrificarse para llevar adelante la entidad. Si la familia atlética no está unida, si no los veo con deseos de sacrificio, me iré". Vicente Calderón rechazó cualquier continuidad con amistades del pasado, "traigo gente de refresco", manifestó. En síntesis, anunció que el club lo pasará mal, durante los próximos tres años, "aunque yo no renuncio a nada", y que incluso la próxima temporada no será buena, "porque puede generarse otro pequeño déficit como consecuencia de la política descabellada que se ha llevado en los dos últimos años".

Las reuniones con miembros de su futura junta directiva, en especial Javier Castedo y José Luis Carceller se mantienen en sesiones de mañana y tarde. La búsqueda de soluciones económicas, que al menos alivien la situación del club a corto plazo, constituyen parte importante de su desarrollo. La pretensión de dar cabida en la futura junta directiva a miembros de la actual junta gestora es un hecho que aún no se ha cerrado, con un total de doce cargos que deben ser todavía cubiertos. Vicente Calderón se mostró muy riguroso a la hora de sondear a futuros directivos.

En el aspecto deportivo, Vicente Calderón confiesa no haber comenzado a pensar, de tal manera que rechazó todo tipo de fundamento a los rumores que se han vertido sobre las candidaturas de Peiró y Luis Aragonés como técnicos del primer equipo. Aunque reconoce que la lucha por un título de Liga se presenta muy difícil, manifestó que "he venido a presidir el Atlético de Madrid y no un equipo de segunda división". Calderón confesó que la plantilla actual había perdido "cinco jugadores de primera línea" y se lamentó profundamente de que la labor que se realizó con la cantera, durante su gestión, no se haya aprovechado, labor que, según su opinión, habrá que comenzar de nuevo.

En el capítulo de fichajes, la esperanza de una nueva adquisición no está cerrada, si bien la decisión se tomará "de forma colegiada" entre todos los directivos, sin hacer consultas a los socios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de julio de 1982