Entrevista:ESPAÑA 82Los jugadores de la selección / y 23

Miguel Angel, por la libertad de expresión

Miguel Angel, M. Anxio firma él "no olvido que soy gallego", no se amedrenta ante nada, no dribla preguntas, no utiliza nunca el no coment, se sienta frente al magnetófono, cruza los brazos y ya está, listo, a tu disposición. No son tablas, son 34 años expertos, son 34 años aprovechados. Miguel Angel tiene apuntada con letras rojas la fecha en que apostó por la libertad de expresión, el día que se jugó la carrera, el pasado, el presente y el primer futuro por defenderse frente a un ataque verbal con origen en el poder.Le desterraron, le mandaron a galeras, pero ganó, ganó sin duda la apuesta. "El concepto de libertad de expresión está cuestionado, pero pienso que todos y cada uno de nosotros tenemos el legítimo derecho de expresar nuestras ideas sin trabas. Para mí esta libertad debe ser total siempre y cuando yo no ofenda a los demás, no condicione a los otros. Recuerdo que cuando llegó mi turno hubo gente que me aconsejó la callada por respuesta. Yo me rebelé contra esa opción, porque en la vida tienes que llevar un camino, aunque te equivoques porque la persona ideal no existe, pero el camino a fin de cuentas lo trazas tú. Cuando consideré que aquella persona" -se refiere a Vujadin Boskov, entrenador del Real Madrid, que le criticó con acritud su labor profesional- "faltó a mi respeto, salí en defensa de mi persona".

Más información
Historial

Pregunta. ¿Es duro responder al poder?

Respuesta. Es duro darte cuenta que la gente no quiere ver. Hoy tengo la conciencia tranquila porque aún pienso que la razón está de mi parte.

Cuentan que Miguel Angel no utiliza los recreos de las concentraciones para enfrascarse en juegos de cartas o de marcianos, sino para retirarse a un rincón y leer. "Estudié hasta cuarto de bachiller y lamento no haber seguido una carrera, aunque soy de los que opinan que los libros de texto te enseñan, pero no te ofrecen cultura. La cultura creo que hay que beberla sorbo a sorbo a lo largo de tu vida". Defiende por encima de todo al futbolista, a su compañero de equipo, a su colega, a ese joven que llega a los veinte años con una carga de fama y dinero que puede llenarle la cabeza, a quien no, de historias huecas. "Acusan a los jugadores de ¡letrados y puedo asegurar que muchos saben hablar, contar y decir cosas. A veces es el aficionado quien te fuerza y te, da un margen estrecho para mostrar tu personalidad. En ese margen, no lo voy a negar, algunos se acomodan".

"Me gusta mi huerto, la naturaleza"

Hace quince años que se marchó de Orense. Por aquellos pagos sólo tiene una pequeña finca, "me gusta la naturaleza, mi huerto... me atrae", y una preocupación desmedida. "El problema de mi tierra es que todavía existe el caciquismo y el pueblo gallego sigue opinando lo que dice don tal. Llega un momento como el de las elecciones y no vota la gente, no vota el pueblo, no vota la idea del señor que tiene su vaca. No vota él, vota don Fulanito, que dice que hay que votar a don Menganito. Y se vota lo que dice fulanito y eso se refleja en la vida política. Por eso Galicia no ha salido del atraso en que está".

Habla de corrido, sin una pausa. Se refleja en su cara una larga reflexión sobre estos temas. El también se confiesa "desconcertado, no sé qué voy a votar en las próximas elecciones. Antes quiero conocer las opciones, aunque luego las opciones no valen para nada. Cuando te las ofrecen te dicen que se va a pelear por esto, por esto y por esto y después, cuando están ahí se olvidan o se quedan a mitad de camino. En mi manera de pensar quizás la derecha me ofrezca menos. No obstante, primero escucharé y trataré de informarme bien sobre el abanico de posibilidades".

Casi sin querer, la conversación con Miguel se convierte en un repaso de la vida del país. Es un raro caso de futbolista que no declina una sola respuesta. "¿Partido político? Un poco de cada". A veces se le escapa algún interrogante gallego para contestar, pero vuelve a la carga con decisión. Con Miguel Angel hablamos del paro, galopante en España y feroz en Galicia, una tierra que embarcó a miles de emigrados.

"Las estructuras se montaron para que hubiera mucho paro y tener así la mano de obra barata. Ahora intentar solucionar el paro con ese corsé será difícil, pasarán años antes de conseguirse. Creo que lo primero es luchar por un retiro anticipado y contra el pluriempleo. El trabajador con pluriempleo no trabaja bien en ninguna de sus ocupaciones y además resta puestos de trabajo".

P.: Hablemos de las multinacionales.

R.: Hay que dejarlas. En estos momentos, según está desarrollada España, desaparecen las multinaciones y nos quedamos en nada. Nosotros no hemos tratado de crecer. El capital español está a la defensiva desde hace bastantes años. A veces me pregunto dónde se encuentra, y me planteo qué inversión se va a realizar en el país si se van las multinacionales.

P- Hablemos de la gran banca, de los siete grandes, de su influencia en la vida española.

R.: La gran banca tenía que pensar y tomar conciencia de que el pueblo existe. A veces tengo la impresión de que ellos se creen solos en este mundo. Es utópico pretender hacerles ver más allá porque desde hace años se rigen por esa costumbre y la inercia les arrastra.

"La gente está desinformada"·

P.: Hablemos de las autonomías.

R.: Hay que aclarar el concepto. En Galicia, por ejemplo, el pueblo votó por la autonomía y yo estoy seguro de que el 90% de la gente no sabe qué es ni lo que va a traer consigo. Volvemos a lo de siempre: la gente está desinformada.

P.: Hablemos de lo divino.

R.: Yo soy católico porque me bautizaron, pero no soy practicante. El Dios en que nosotros creemos está con nosotros mismos.

P.: Y de lo humano.

R.: Estoy a favor del divorcio sin reservas, y a favor del aborto, estudiando el caso concreto. Es una aberración que una mujer quede embarazada, teniendo a su disposición todo tipo de anticonceptivos, pero yo no concibo que tras una violación me digan que esa mujer está obligada a tener el hijo si ella no quiere.

P. ¿El poder corrompe?

R. Malea.

Hace unos días se izó la bandera española en la sede la OTAN. Ya estamos en la familia militar occidental por voluntad del Ejecutivo. En opinión de Miguel Angel el ingreso en la OTAN "se debía haber consultado. Y mucho más en las circunstancias actuales, en que el mundo se mueve en una tensión permanente. Se tenía que haber sopesado si es interesante o no y comuncarle al pueblo si es beneficioso o no pertenecer a la organización. La mayoría de nosotros no sabemos en qué nos va a perjudicar y beneficiar".

Si el PSOE llega al poder, ya lo anunció Felipe González, hará un referéndum. "No se debe hacer un referéndum en que se plantee el sí o el no. Primero hay que informar con claridad y luego atenerse a lo que la gente decida. Pero sucede lo de siempre, cuando la gente está informada hay muchas más díficultades para conseguir el voto. Siempre se busca lograr cosas sin informar a la gente, eso es lo triste. Somos un poco manejados".

P.: Nos falta emparentar con la familia comunitaria. Espera la CEE.

R.: No sé si cuando lleguemos, ahora que se quieren marchar todos, vamos a estar destinados a tapar huecos. Dicen que a nosotros, para ingresar en la CEE, nos ponían como condición entrar en la OTAN. En la OTAN ya estamos. ¿Y ahora qué hacemos? Nos quedamos a mitad dé camino, cogemos lo malo y dejamos lo bueno, que dicen que es la CEE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS