Los socialistas navarros constituyeron ayer su partido autónomo dentro del PSOE

El Partido Socialista de Navarra (PSN), se constituyó oficialmente ayer en Pamplona, tras el Congreso que con el lema "seguir avanzando", se ha venido celebrando durante los dos últimos días en la capital navarra. Gabriel Urralburu fue elegido, como estaba previsto, secretario general del PSN, mientras que Francisco Alava era designado presidente. Con la creación de este partido, los socialistas navarros se desvinculan orgánicamente del Partido Socialista de Euskadi (PSE).A la clausura del Congreso, celebrada ayer tarde, asistieron entre otras personas Enrique Múgica, Carmen García Bloise y Txiki Benegas, este último secretario general del PSE. En este acto de clausura, Múgica afirmó que los socialistas iban a ganar en las próximas elecciones.

Al congreso se presentó únicamente una propuesta para elegir los nuevos cargos del PSN. La nueva ejecutiva formada está compuesta por Francisco Alava, Gabriel Urralburu, José Ramón Zabala, Reyes Berruezo, Fermín Casas, Mariano Calvo, Antonio Aragón, Miguel Angel Anzízar y José Manuel Aguirre. Del comité político forman parte, entre otros, Víctor Manuel Arbeloa, presidente del Parlamento Foral de Navarra, Jesús Malón, diputado foral de Educación, Julián Balduz, alcalde de Pamplona, Alberto Tantos, alcalde de Tudela, y Federico Cajadura.

El congreso del PSN debatió en su transcurso dos ponencias que al final fueron aprobadas, sin que en las mismas se introdujesen modificaciones sustanciales. El proyecto de resolución política aprobado en presenta un análisis de la situación política de Navarra, estudiando la división existente en el pueblo navarro en torno al contencioso Navarra-Euskadi.

Esta resolución alude también al problema de la violencia y el terrorismo. Así, dice que "para los socialistas navarros, la eliminación del terrorismo debe ser un objetivo primordial, tanto porrazones de carácter ético como por razones estrictamente políticas, pues no hay que olvidar que el principal objetivo de los socialistas es la consolidación del sistema democrático, y el terrorismo impide esa consolidación".

Se habla además, en este proyecto, de la economía provincial y de las fuerzas políticas navarras y de su situación actual. En el caso concreto de UCD, una de las modificaciones introducidas en el texto inicial señala que "a UCD no la podemos eximir de la responsabilidad del mal gobierno de Navarra".

Los socialistas exponen también la existencia de un proyecto de reorganización interna de la derecha navarra y la pérdida de capacidad de movilización de Herri Batasuna y del abertzalismo radical. Como objetivos los socialistas se plantean la defensa de la Constitución; la defensa de la personalidad de Navarra en el marco del amejoramiento y el desarrollo progresivo de este; la lucha contra el terrorismo y la violencia; el fortalecimiento de la autonomía municipal y la lucha contra el paro mediante una política de inversión que reactive la economía.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La 'tercera vía'

El segundo congreso del PSE, celebrado en diciembre de 1979, se había presentado con dos posturas diferenciadas. Por un lado, los que pensaban que el PSOE debía impulsar un referéndum para incorporar Navarra a Euskadi, y por otro, los que eran partidarios de construir la autonomía de Navarra y abrir unas vías de colaboración entre la comunidad autónoma vasca y la comunidad foral navarra.El congreso no resolvió el problema, por lo que se celebraron tensas reuniones. Tras una entrevista de representantes de la comisión ejecutiva del PSE y de la ejecutiva de los socialistas navarros en Madrid con Felipe González, los socialistas alumbraron una tercera vía: la de los convenios o vía de la colaboración. Al final, en el tercer congreso del PSE, celebrado en marzo de 1982, se produce ya la desvinculación orgánica definitiva de los socialistas navarros. "Si no ofrecíamos la alternativa de incorporación de Navarra a la comunidad autónoma vasca, tampoco, en consecuencia, debíamos seguir perteneciendo al PSE", dijo Urralburu. Con esta decisión se llegó al acuerdo de constituir un comité socialista vasco-navarro, que será el encargado de coordinar las actividades de los órganos ejecutivos del PSE y del PSN y del establecimiento de acuerdos de cooperación en asuntos de interés común.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS