Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La coalición entre Fernández Ordóñez y el Partido Socialista para las próximas elecciones, prácticamente decidida

Una coalición electoral entre el PSOE y el socialdemócrata Partido de Acción Democrática (PAD), liderado por Francisco Fernández Ordóñez, estaría "prácticamente decidida" cara a los próximos comicios generales, según medios socialistas. No obstante, las mismas fuentes añadieron que aún faltan por concretar numerosos detalles, pese a la voluntad de principio que anima a ambas partes para formalizar la coalición. Esta podría ser "oficiosamente" anunciada el próximo mes de junio.

Este anuncio mostraría claramente, según los socialistas, la inexistencia de planes para iniciar cualquier tipo de acuerdo electoral con los comunistas. También imposibilitaría un futuro Gabinete de coalición con UCD, cosa que aún parecen desear algunos sectores del partido centrista.La imagen de "partido de cuadros" que tiene el PAD en algunos sectores ayudaría, igualmente, a sumar votos para la coalición socialista-socialdemócrata en las próximas elecciones generales, estima la parte socialista. El partido de Fernández Ordóñez estaría igualmente interesado en concretar esta coalición, que podría significar la única posibilidad de supervivencia del PAD tras las elecciones e, incluso, su consagración como el "partido bisagra", idea largamente acariciada por el ex ministro de Hacienda y de Justicia.

En medios próximos a la ejecutiva del PSOE se comentó la posibilidad de que se llegue en breve a un pre-pacto por el que Fernández Ordóñez podría llegar a ocupar un lugar destacado en las listas electorales socialistas por Madrid. La concreción del acuerdo electoral se encuentra pendiente, básicamente, de la "consolidación definitiva" del PAD, partido que apenas lleva dos meses de andadura.

Suárez seguirá en UCD

En medios del PSOE no se vería con excesivo agrado una eventual incorporación del ex presidente Adolfo Suárez al PAD, incorporación que, obviamente, exigiría una profunda remodelación del partido socialdemócrata y a la que tampoco se mostrarían muy favorables algunos influyentes seguidores de Fernández Ordóñez.

En cualquier caso, parece cada vez más difícil una salida política para Suárez al margen de UCD, según comentaron miembros del PAD. "Adolfo Suárez debe muchos favores a su partido, y posiblemente no podría permitirse que le pasasen la factura", dijeron.

El ex presidente mantiene su hermético silencio, lo cual no excluye una importante actividad política, en la que se incluyen intentos de sus hombres próximos -como Agustín Rodríguez Sahagún- de controlar, o al menos influenciar, algunos medios informativos. Un semanario de reciente creación, al igual que una nueva emisora radiofónica, son generalmente considerados como simpatizantes de la figura de Suárez, quien también estaría interesado en la compra de algunas cabeceras de la que fue cadena de Prensa del Movimiento.

La coalición PSOE-PAD formaría parte de los planes para una "ofensiva política" de los socialistas, que tratarían así de aprovechar lo que se considera el "estratégico" mes de junio. Tal "ofensiva" sería paralela a la que, aparentemente, proyecta la UCD si se diera el supuesto, considerado muy probable, de que la derrota frente al PSOE en las elecciones andaluzas no fuera de grandes proporciones.

Este fin de semana los centristas conocerán los resultados de un sondeo, cuyas primeras impresiones indican que UCD podría obtener un 20% de los votos, lo que está considerado como "menos malo" de lo inicialmente previsto.

Estos resultados, de lograrse, permitirían al presidente del Gobierno zafarse de la imagen del anunciado y temido "estrepitoso fracaso" en Andalucía. A partir de ahí, Calvo Sotelo trataría de ilusionar a su propio partido y a la opinión pública con nuevas iniciativas, varias de ellas aún en estudio, pero que podrían pasar, incluso, por una remodelación del Gabinete y por la entrada en el mismo de algún miembro de la Minoría Catalana. Con esta ofensiva, el Gobierno trataría de llegar hasta el otoño, haciendo olvidar los últimos reveses, especialmente en materia de política exterior, área seriamente afectada en sus líneas maestras por la crisis recientemente desencadenada argentinos e. ingleses en el Atlántico Sur.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de mayo de 1982

Más información

  • Se anunciaría tras las elecciones andaluzas, coincidiendo con varias "ofensivas políticas"