Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Partido de los Comunistas de Cataluña se declara marxista-leninista y continuador de la "tradición revolucionaria" del PSUC

Con el clima de entusiasmo y unanimidad que ha venido caracterizando todas sus jornadas, se cerró ayer el congreso del nuevo Partido de los Comunistas de Cataluña (PCC), formado por los expulsados y escindidos del PSUC. En su resolución política, aprobada con 873 votos a favor, ninguno en contra y ninguna abstención, el partido se define como "nacional y de clase", afecto a los principios del "marxismo-leninismo" e internacionalista, a la vez que se reafirma como continuador de la tradición histórica y revolucionaria del PSUC.

Tras la aprobación de la resolución política, se dio a conocer la composición del nuevo comité ejecutivo, encabezado por Pere Ardiaca, como presidente, y Juan Ramos como secretario general. El resto de los miembros del comité ejecutivo son Josep Serradell (Roman), Francesc Trives, Chema Corral, Celestino Sánchez, Mariá Pera, Lluis Orri, Alfred Clemente, Leopold Espuny, Joaquim Boix, Rafael Juan, Aurora Gómez, Justiniano Martínez, Oscar Colom, Josep Espin, Joan Tafalla, Julián Núñez, Margal Giró, Jaume Balcells y Juan Muñi.Los dirigentes del PCC no ocultaron su satisfacción por la unanimidad en las votaciones, que, en palabras del secretario general, "expresa la coincidencia en la táctica y en la estrategia y es por ello positiva. La unanimidad únicamente no es conveniente cuando se trata de adhesiones ciegas e irracionales".

Sólo en dos momentos de las votaciones se rompió tal unanimidad. La primera sucedió al ser votada una enmienda propuesta por la comisión correspondiente a los estatutos del partido, en virtud de la cual desaparece la definición de laico y se faculta al comité central para modificar los estatutos "manteniendo su espíritu", si ello fuera necesario, para conseguir la legalización. Esta enmienda tuvo veintiséis votos en contra y 54 abstenciones. La segunda ocasión se produjo en la votación secreta para elegir a los 115 miembros del comité central. Dos de los candidatos recibieron un serio voto de castigo: los abogados Enric Leira, quien sólo obtuvo 684, sobre un total emitido de 858, y Luis Salvadores, que obtuvo 789.

Partidarios de la libre autodeterminación

En el plano de la política catalana el PCC se manifiesta deseoso de consolidarse entre la clase obrera y las masas populares, haciendo un llamamiento para defender la autonomía de Cataluña frente a la LOAPA, a la vez que se define como partidario del derecho a la libre autodeterminación de los pueblos. Reivindica asimismo la constitución y puesta en funcionamiento del Tribunal de Casación de Cataluña y la creación inmediata de la televisión autónoma, a través de un tercer canal para Cataluña.

Al valorar el período de la transición se ha aceptado como la mejor posible la actual Constitución española, si bien el partido manifiesta su voluntad de contribuir a una transformación progresista de la misma, a través de las vías democráticas, hasta llegar a una república federal que conduzca a Cataluña y España hacia el socialismo y el comunismo. Paralelamente, se consideran hechos negativos las firmas de los distintos pactos económicos, como el de la Moncloa y el ANE, a la vez que se rechaza de antemano el acuerdo para cuatro años propuesto por algunos sectores sindicales y empresariales.

Ramos explicó este punto, en conferencia de Prensa posterior, matizando que la política de pactos sólo es conveniente cuando las correlaciones de fuerza permiten que dichos pactos beneficien a la clase obrera, y "en modo alguno", dijo, "cuando de lo que se trata es de alejar las decisiones del conjunto de los trabajadores y cuando no se dispone de sistemas de seguimiento eficaces".

El 46% de los dirigentes son de CC OO

Respecto a las relaciones con el sindicato, cabe citar un párrafo de la resolución política del congreso en el que se dice "los comunistas de Cataluña apoyamos el sindicalismo de clase, de masas, democrático, nacional, internacionalista y unitario de Comisiones Obreras (CC OO)". En ese sentido, es interesante resaltar que el 46% de los miembros elegidos para el comité central del PCC tiene cargo de responsabilidad en CC OO, mientras que en el congreso había 218 delegados con responsabilidades en dicho sindicato. Todo ello hace pensar que las próximas elecciones sindicales, que fuentes del partido fechaban en diciembre, serán un banco de pruebas para medir la incidencia social del PSUC y del PCC entre los sectores obreros, síempre y cuando, claro está, no se hubieran producido elecciones legislativas anticipadas.

Ramos fue contundente respecto a tal posibilidad, afirmando que el partido lucharía para que se agotara la actual legislatura, pero que si así no fuera, el PCC iría solo a las elecciones. Sin embargo, una vez celebrados los comicios, el PCC se mtiestra partidario de la unidad de la izquierda "incluso con el PSUC, si fuera necesario", si bien Rarnos afirmó en un momento de la, conferencia de Prensa que siguió a, la clausura del congreso que el P:SUC "haría un gran favor a la clarificación política en Cataluña si se integrara en el PSC, con quien apenas tiene diferencias".

Uno de los puntos que despertaron más atención fue el relativo a las relaciones del PCC con el resto de los partidos comunistas, tanto a nivel de Estado como desde el punto de vista internacional. Respecto a la relación con el PCE el congreso ha sido contundente al eliminar de sus estatutos toda referencia al mismo, sustituida por la expresión "comunistas de toda España". A tenor de los invitados asistentes al congreso, parece evidente la existencia de una estrecha relación entre el PCC y los comunistas del Estado, agrupados en torno al "manifiesto de los doscientos" y de los expulsados del PCE que encabeza Francisco García Salve, así como con los comunistas canarios, a quienes representa Sagaseta, también presente en este congreso.

En materia de política internacional, el congreso se define como partidario del apoyo a los pa íses no alineados y de la desaparición de los bloques, "aun manifestando que los bloques tienen características profundamente diferentes y que, por tanto, debemos diferenciarlos según el papel que están cumpliendo en el concierto internacional". A continuación el congreso manifiesta su "apoyo crítico a los países socialistas". En el mismo plano internacional el PCC se muestra contrario a la entrada de España en la OTAN y a la existencia de las bases extranjeras, al tiempo que decide analizar en profundidad las consecuencias del ingreso de España en la CEE.

Entre los invitados asistentes al congreso destacaba una nutrida representación del PCE, compues ta por una treintena de militantes de Madrid, Andalucía y País Va lenciano. Han asistido también representantes de los partidos co munistas de Portugal, Checoslovaquia, Jordania, Siria, Líbano e Irán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de abril de 1982

Más información

  • Gran parte de su comité central está integrado por dirigentes de Comisiones Obreras