Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fábrica ofrecida a sus trabajadores.

La empresa Incrisa, ubicada en la Zona Franca de Barcelona y delicada a fabricar faros para automóviles, fue ofrecida por la dirección a los trabajadores de la misma, según informaron fuentes laborales. La sociedad presentó suspensión de contratos a los 150 empleados de su plantilla y suspensión de pagos en junio del pasado año, con un activo valorado en 150 millones de pesetas y un pasivo de 122 millones. Los trabajadores, que consideran que la empresa puede ser rentable, se han entrevistado con altos cargos del Ministerio de Industria para solicitar ayudas de tipo económico y la restricción de las importaciones de este tipo de productos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de febrero de 1982