Plan para generar 33 pesetas de inversión privada en las 'pymes' por peseta de subvención

La subvención de tres puntos en el tipo de interés para determinadas inversiones de las pequeñas y medianas empresas, a través del Instituto de la Pequeña y Mediana Industria (IMPI), puede inducir una inversión privada de 33 pesetas por cada peseta de subvención. El IMPI destinará a esta operación de subvencionar tipos trescientos millones de pesetas, en principio, de los quinientos millones con que está dotado, y prevé inducir con ello una inversión privada próxima a los 10.000 millones. Las inversiones de capital que hacía hasta ahora el IMPI solo provocaban una inversión privada de 2,5 pesetas por cada peseta empleada.

El Instituto de la Pequeña y Mediana Industria también ha participado en los últimos tres ejercicios en 37 Sociedades de Acciones Colectivas junto con 914 empresas privadas. Estas sociedades, que han absorbido en conjunto cuatrocientos millones de inversión del IMPI y 660 millones de inversión privada, tienen como finalidad acciones de innovación tecnológica, de mejora de estructuras comerciales y fomento de la exportación. Estas inversiones, que con criterios más selectivos en cuanto a las acciones a emprender van a continuar en 1982, afectaron en el trienio 1979-1981 a más de 37.000 trabajadores.

Abaratar el crédito privado

La nueva estrategia de apoyo financiero del IMPI a las pequeñas y medianas empresas (pymes) no va a circunscribirse a una mera subvención de tres puntos en los tipos de interés. El IMPI pretende mediante acuerdos con las entidades de crédito, bien directamente o a través de las sociedades de garantía recíproca o de la patronal CEPYME, que se facilite un tipo de interés preferente -nunca superior al 15%- a determinadas inversiones de las pequeñas y medianas empresas. Sobre este tipo de interés preferencial, y en créditos con un plazo mínimo de 18 meses, el IMPI subvencionaría tres puntos. Esto supone aproximar los tipos del crédito facilitado por el sector privado a las pymes al que otorga en la actualidad la banca oficial (el Banco de Crédito Industrial está facilitando en algunas de sus líneas créditos de hasta el 70% de la inversión al 11% de interés). Por otra parte todas estas ayudas pueden complementarse con los beneficios que otorga la Administración (subvenciones a fondo perdido del 25% al 30% de la inversión) para industrias que se establezcan en las Grandes Areas de Expansión Industrial, Zonas de Preferente Localización Industrial y Polígonos de Preferente Localización Industrial.

A la subvención de intereses del IMPI solo podrán acceder las operaciones de inversión, y será otorgada preferentemente a proyectos avalados por las sociedades de garantía recíproca y a aquellos que supongan ahorro energético, mejora tecnológica o de productividad y fomento de las exportaciones. Las empresas solicitantes deberán contar con menos de cien empleados y el tope máximo del crédito será de veinte millones, con ello se pretende una mejor distribución y una mayor amplitud de la ayuda oficial.

Otra de las facetas más destacadas del IMPI es su apoyo a las pymes a través de las sociedades de garantías recíprocas y participando en distintos tipos de sociedades. Un decreto del 3 de febrero último autoriza la participación del Instituto de la Pequeña y Mediana Industria "en sociedades y entidades con o sin carácter mercantil y hasta el 45% del capital por plazo de tres años, ampliables en casos extraordinarios por otro plazo de igual duración". La participación del IMPI, según este decreto, se llevará a cabo cuando la actuación de las sociedades o entidades participadas sea el resultado de una acción colectiva de empresas, empresarios o asociaciones dirigidas a: expansión comercial, investigación para innovación de procesos y productos, nuevas tecnologías, gestión centralizada y afianzamiento de créditos y otras operaciones financieras de la pequeña y mediana empresa industrial.

En cuanto a las sociedades de garantías recíprocas, el IMPI comparte la necesidad de que les sea facilitado el acceso a la central de riesgos del Banco de España, y es consciente de los problemas fiscales que en estos momentos tienen planteados las mismas: el proyecto de ley del Impuesto sobre el Valor Añadido en cuanto a avales y garantías y las últimas disposiciones administrativas que las transmisiones patrimoniales.

El IMPI, en estos momentos, está elaborando diferentes medidas legales y administrativas en apoyo de las pymes. Entre otras, la extensión a las asociaciones de pymes de las ayudas que presta el Fondo Nacional de Protección al Trabajo a las cooperativas; la posibilidad de un cupo en la contratación pública a favor de las pequeñas y medianas empresas; ayudas oficiales mediante bolsas de subcontratación; y, acceso al crédito oficial de las pequeñas y medianas empresas del sector de servicios.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS