Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El lago de la Casa de Campo está sin agua

El lago de la Casa de Campo comenzó a ser vaciado de agua el pasado jueves y ayer, en algunas zonas, ya se podía ver su fondo, compuesto, en su mayor parte, por sillas, bancos, botellas, papeles y algas. Como si del vaciado de una piscina se tratara, los 324.000 metros cúbicos de agua que contenía el lago se marcharán por el desagüe existente en las cercanías del embarcadero y se espera que el martes se pueda proceder a rescatar las más de cinco toneladas de peces que se cree que viven allí, para su traslado al estanque del Retiro y a la presa de El Pardo.

Los paseantes y corredores de footing que normalmente recorren la zona observaron en las primeras horas de ayer que el volumen de agua del lago de la Casa de Campo había descendido apreciablemente. Incluso en alguna zona, como la existente a la derecha del embarcadero, comprobaron que a causa de la escasa profundidad asomaba una mezcla maloliente de bancos, botellas, papeles, algas, maderas y plásticos.Este insólito espectáculo, que durará cinco meses, estaba motivado por haberse iniciado, horas antes, el desagüe del lago, tras abrir el conducto que comunica éste con el río Manzanares. A mediodía de ayer, se calculaba que aún quedaban uños 70.000 metros cúbicos de agua, por lo que no se pudo iniciar el traslado de las más de cínco toneladas de peces que se calcula viven en sus aguas.

Según informó Aurelio Hernández, ingeniero de Saneamiento encargado de la realización de este plan, los peces, a medida que desciende el nivel del agua, se están concentrando en dos o tres pozas que existen en el fondo del lago, de donde serán rescatados para su posterior clasificación y traslado. Los clases de peces más selectas serán trasladadas al estanque del Retiro en tanto el resto se transportará a la presa de El Pardo.

El mismo martes, según las previsiones, las máquinas excavadoras comenzarán a vaciar el fondo del lago de todos los residuos sólidos. Esta labor durará bastante, "ya que se quiere hacer una limpieza a fondo, lo que supondrá la retirada de más de metro y medio de cascotes de obras que fueron arrojados hace diez o doce años al fondo", manifestó Jesús Espelosín, delegado de Saneamiento y Medio Ambiente.

La profundidad del estanque, una vez que se retiren los escombros y la porquería que se han ido acumulando en los últimos años, será aproximadamente de cuatro metros y medio. Al mismo tiempo que se deja limpio el fondo, está previsto impermeabilizarlo con planchas de hormigón, tarea en la que se trabajará hasta el próximo mes de mayo, ya que se pretende que para el mes de junio se pueda inicia el llenado de] estanque.

Un lago artificial

Durante bastante tiempo se creyó que el lago se alimentaba por unos manantiales subterráneos aparte de por el caudal del arroyo Meaques, procedente de Pozuelo. Sin embargo, a juicio de Aurelio Hernández, es muy probable que los manantiales no existan, por lo que el lago será todo artíficial.Precisamente para proceder al vacíado del lago ha habido que cortar el suministro del agua del arroyo. Una vez que estén terminadas las obras, en las que se gastarán en total unos doscientos rnillones de pesetas, el agua de este arroyo que entre en la Casa de Campo formará una laguna cerca de las instalaciones del zoo, en donde el agua se limpiará de forma natural antes de que llegue al lago.

En éste, aparte de crear un fondo de hormigón, se colocarán rocas y plantas y se instalará una estación para el tratamiento del agua. A partir de ese momento, el agua del lago será reciclada, lo que permitirá mantener el ecosistema.

El proyecto contempla asimismo la construcción de un acuario en la zona más cercana a la estación de metro de El Lago que estará formado por unas galerías acristaladas desde donde se podrán observar los peces seleccionados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de febrero de 1982

Más información

  • Los trabajos de limpieza durarán hasta el mes de junio