Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pérez Puig dimite como director de "300 millones"

Gustavo Pérez Puig, director del programa 300 millones, presentó ayer su dimisión al director de la primera cadena de Televisión Española, Enrique de las Casas. El director de 300 millones alegó, al parecer, que le habían llegado rumores sobre la intención de «reconducir» el programa.Enrique de las Casas manifestó a EL PAIS que le sorprendió la dimisión de Pérez Puig y que no tiene nada previsto respecto a la eventualidad de cambiar el formato y la fórmula del programa. No fue posible recabar ayer la opinión de Pérez Puig.

El programa 300 millones fue creado por Rafael Ansón y su producción dependió de Luis Ezcurra, actual director de Relaciones Internacionales de RTVE. Pérez Puig sustituyó en la dirección a José Joaquín Marroquí, actual director del programa Bla, bla, bla, a quien se le había abierto un expediente por supuestas irregularidades de carácter económico-administrativo relacionadas con 300 millones.

El espacio 300 millones es uno de los más costosos de RTVE y, aparte los presupuestos de producción, nunca ha sido posible conocer con exactitud -pese a que hubo peticiones parlamentarias en este sentido- el precio que RTVE paga en concepto de alquiler de satélite, para emitirlo países latinoamericanos y a emisoras norteamericanas de habla castellana.

Este espacio, que tiene formato de magazine, cambió en múltiples ocasiones de hora y día de emisión y, en los últimos años, dejó de emitirse en directo y por satélite, debido a que gran parte de las emisoras destinatarias lo programaban en versiones parciales y en horas y días muy distintos.

Los responsables de RTVE pretendieron en un principio que otras emisoras latinoamericanas de televisión se turnasen en la producción del programa, al término de los primeros trece números. Pero esta idea nunca fue aceptada por las televisiones que reciben el programa español.

La audiencia española ha va lorado el programa a lo largo de su historia con unos índices de aceptación bajos, casi siempre inferiores a los porcentajes medios de cada semana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de noviembre de 1981