Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Leopoldo Calvo Sotelo asume hoy la presidencia de UCD en sustitución de Rodríguez Sahagún

El presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, será elegido hoy el tercer presidente de Unión de Centro Democrático, en la reunión convocada para esta mañana del Consejo Político del partido, integrado por 238 miembros. En principio, se descarta la existencia de debates conflictivos, ya que hay un amplio consenso favorable a la reunificación de la presidencia del partido y la presidencia del Gobierno. Los miembros del sector suarista, los grandes derrotados en toda la operación previa a la proclamación de Calvo Sotelo como presidente centrista, no van a plantear nuevas batallas.

Tras haber perdido al presidente, Agustín Rodríguez Sahagún, y al secretario general, Rafael Calvo Ortega, quien presidirá la reunión de hoy en su calidad de presidente en funciones. este sector de UCD parece haberse replegado a observar el desarrollo de los acontecimientos. El abandono confirmado de su líder, Adolfo Suárez, de las filas centristas no ha hecho sino aumentar el escepticismo de sus seguidores en cuanto a la reafirmación de UCD en un partido de centro-centro, claramente diferenciado de la derecha y de la izquierda. Es muy probable que el presidente Calvo Sotelo, en el discurso previo a su elección, insista en esta misma definición de la ideología del partido y en el espacio político que aspira a ocupar. No obstante, en los últimos días los suaristas han manifestado su escasa fe en las palabras y sus recelos ante los hechos políticos, que ellos consideran tendentes a una inevitable derechización de UCD.

Postura de los martinvillistas

Los martinvillistas, otro poderoso sector centrista, hicieron correr ayer versiones con trapupestas. Por un lado, la agencia Europa Press, que citaba como fuente informativa a «un diputado de este grupo ideológico», manifestaba que los martinvillistas no habían decidido ayer votar favorablemente la elección de Calvo Sotelo. Según esta misma agencia, se daba a entender un posible voto en blanco o una postura abstencionista, probablemente con la finalidad de recordar al presidente del Gobierno lo muy necesario que le resulta su apoyo. Como telón de fondo, estaría la todavía dudosa candidatura de su jefe de filas, Rodolfo Martín Villa, para ocupar el puesto de, secretario general de UCD.

Esta misma agencia informativa distribuía poco después otra información, citando esta vez a «un representante del sector martinvillista», en la que se afirmaba el apoyo incondicional de este grupo a Calvo Sotelo, postura esta que parece acercarse más a la realidad, ya que Martín Villa es miembro de! llamado sanedrín (el reducido equipo de ministros que aconsejó a Calvo Sotelo su desembarco en el partido) y que desde el primer momento ha prestado todo su apoyo a la operación de sustituir a Rodríguez Sahagún por el presidente del Gobierno.

Los que a última hora han planteado serias dudas para votar favorablemente la candidatura única de Calvo Sotelo han sido los centristas extremeños, que ayer solicitaron una entrevista con el presidente del Gobierno para conocer cuál va a ser el apoyo del Gobierno a Extremadura y cuáles son los planes para paliar los desequilibrios regionales.

Todas las informaciones recogidas por este periódico apuntan hacia el hecho de que no se mencione en el consejo político de hoy la sustitución del dimitido Rafael Calvo como secretario general. Siguen en candelero los tres nombres más citados durante toda la crisis para ocupar dicho puesto: Rodolfo Martín Villa. Iñigo Cavero y Jaime Lamo de Espinosa, aunque fuentes próximas a este último han asegurado que nadie le ha ofrecido nada en este sentido.

Según los estatutos, el secretario general debe ser propuest.o por el presidente del partido y debe ser ratificado por el Consejo Político. En todo caso, el candidato tiene que pertenecer necesariamente al comité ejecutivo. Por tanto, será en una segunda convocatoria del Consejo Político cuando se debatirá este tema.

Cubrir las cuatro vacantes

Para completar los 43 miembros que han de integrar el Comité Ejecutivo, tras las bajas de Francisco Fernández Ordófiez, Carmela García Moreno, Luis González Seara y Adolfo Suárez, existen varias opciones. Los socialdemócratas que han quedado en UCD insisten en que los tres primeros nombres mencionados deben ser sustituidos a su vez por miembros de este sector, ya que alegan que la esencia de estos votos era socialdemócrata. También pueden ser elegidos mediante la votación de las distintas candidaturas que pudieran presentarse y, finalmente, y este parece ser el método que se patrocinaría desde la Moneloa, podrían ser propuestos los cuatro miembros siguientes a los del ejecutivo del Congreso de Palma, que son, as¡mismo, los que resultaron más votados inmediatamente después de los integrantes del ejecutivo.

También en este caso es imprescindible que las cuatro vacantes sean ocupadas por personas pertenecientes al consejo político, máximo órgano del partido entre congresos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de noviembre de 1981

Más información

  • La reunión del Consejo Político se presenta descargada de la conflictividad de las semanas pasadas