La isla de Yeu tampoco desea recibir más presuntos "etarras"

ENVIADO ESPECIALLos dos militantes vascos José Ramón Arcorta y Antonio Pérez Iguiges de Heredia, acompañados de dos docenas de policías, que las autoridades francesas deseaban confinar en la isla de Ouessant, y que los 1.500 habitantes rechazaron vigorosamente, fueron enviados anoche a La Lozere, en el suroeste del país.

Jean-Claude Bernart, alcalde de la isla de Yeu, en donde se encuentran cinco vascos confinados, ya ha anunciado que no desea recibir ni a los dos presuntos etarras ni a los policías que les acompañan. El «ejemplo» de Ouessant constituye «un problema» para el Gobierno galo, según declaró a EL PAIS un portavoz del Ministerio del Interior, pero que se espera resolver.

Desde anteayer, los dos militantes vascos bloqueados en Nantes, como consecuencia de la actitud de la población de Ouessant, viven en un acuartelamiento de la Compañía Republicana de Seguridad (CRS). Pero como no son prisioneros, gozan de una cierta libertad. Ayer pasearon por la ciudad, e incluso hicieron compras. Pero todo esto vigilados por seis policías cada uno, cuya misión es doble, según manifestó uno de ellos: vigilarlos y, al mismo tiempo, custodiarlos.

De momento, el Ministerio del Interior aún no ha tomado ninguna determinación sobre su destino.

Ayer, en la isla de Ouessant se celebró la victoria contra las autoridades de París. Los responsables locales invitaron a una copa a los jóvenes que se habían prestado para bloquear todos los accesos a la isla. Inmediatamente se creyó que los dos vascos podrían ser confinados en la isla de Yeu, en donde ya se encuentran cinco más, pero el alcalde de este lugar reaccionó de antemano: «de ninguna manera deseo que los dos vascos vengan aquí. Los cinco ya confinados, más treinta policías, más dieciocho inspectores, más un barco de la marina nacional, ya es bastante. Pienso que los incidentes de la isla de Yeu van a repercutir aquí, y el clima va a deteriorarse. Si esto se prolonga, todo será posible».

Tras la postura adoptada por los isleños de Ouessant, al Gobierno se le crea una situación delicada, tanto con los vascos como con la policía acompañante. En el momento presente, veinticuatro vascos españoles se encuentran encarcelados o confinados en todo el territorio francés: cinco en la isla de Yeu (cuatro, presuntos miembros de ETA Militar, y uno, de ETA Político-militar); los dos vascos que actualmente se encuentran en Nantes; dos más, en la cárcel de Beaumettes, de Marsella; uno, en la parisiense de Fresnes, y catorce, encarcelados en Bayona. Además de estos veinticuatro, uno más, Alberto García, está condenado a tres meses de cárcel por haberse escapado de la isla de Groix.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS