Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

AP inicia conversaciones con UCD y PSOE sobre el Gobierno gallego

, Unión de Centro Democrático (UCD) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), fuerzas políticas que con Alianza Popular (AP) suman 66 de los 71 diputados electos al Parlamento gallego, serán formalmente invitados manana por la secretaría regional técnica de AP a iniciar negociaciones para la formación del primer Gobierno autonómico. Excluidos, de hecho, los socialistas, tras anunciar al día siguiente de las elecciones su propósito de constituirse en oposición dentro de la Cámara autonómica, la negociación -que podría comenzar esta misma semana- se centrará presumiblemente sobre las modalidades del acuerdo que puedan establecer AP y UCD.Alianza Popular pretende, en principio -según declaró ayer a EL PAIS su secretario general para Galicia, José Luis Barreiro-, la firma de un pacto que comprometa a UCD tanto al apoyo parlamentario como al ejercicio de la responsabilidad compartida en el Ejecutivo autónomo. Este planteamiento máximo, que en cualquier caso supondría limitar al estricto marco gallego la constitución de la llamada mayoría natural, podría devaluarse en función de la actitud que los centristas adopten a lo largo del desarrollo de la negociación. «Si nuestra primera propuesta no fuera aceptada», precisó Barreiro, «plantearíamos la posibilidad de un acuerdo parlamentario de apoyo total por parte de UCD, y si esto tampoco fuera viable, intentaríamos negociar un pacto sobre las líneas generales de nuestro Gobierno, que, en último extremo, asumiremos aun cuando no se produzca acuerdo».

El candidato de Alianza Popular Gerardo Fernández Albor habrá de ser, en cualquier caso, el presidente de la Junta, según el punto de vista de Barreiro, quien prevé serias dificultades para integrar en el Gobierno a los galleguistas índependientes elegidos en las listas del PSOE -tal como propusiera Fernandez Albor- sin una previa negociación con los socialistas. Esta pudiera ser, por otra parte, una de las razones de la írivitación, aparentemente fuera de lugar, que AP formulará mañana al primer partido de la izquierda en Galicia.

Sólo un eventual fracaso en las negociaciones podría hacer considerar a Alianza Popular la posibilidad de un acercamiento a los sectores centristas, moderados. «Hoy por hoy», concluye Barreiro, «el pacto pasa por los órganos de UCD».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de noviembre de 1981