Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los centristas asturianos, por un acercamiento entre Suárez y Calvo Sotelo

Arturo Moya, diputado centrista por Granada, consiguió ayer la unánime promesa de apoyo a Leopoldo Calvo Sotelo de destacados dirigentes de UCD de Asturias, ante la que calificó de imperiosa necesidad de alcanzar una colaboración leal entre el actual presidente del Gobierno y su antecesor.En el transcurso de un almuerzo en Oviedo, el diputado centrista por Granada argumentó también la importancia de la dimisión de Agustín Rodríguez Sahagún para dejar a Suárez expedito el camino hacia la presidencia efectiva del partido, cargo al que accedería por elección del consejo político de UCD, según supo EL PAÍS de fuentes próximas a los reunidos ayer en Oviedo.

La tesis expuesta por Moya a los dirigentes centristas asturianos, entre los que se encontraban Emilio García-Pumarino (socialdemócrata) y Serafín Abilio Martínez (hombre de confianza de Rafael Calvo Ortega), presidente y secretario general de UCD de Asturias, respectivamente, es que, si las diferencias entre, Calvo Sotelo y Suárez no se resuelven satisfactoriamente para ambos, el partido deberá optar por una tercera persona para liderar las próximas elecciones. Moya, que mantuvo hace pocos días una larga entrevista con Adolfo Suárez, encontró a éste dolido por algunas actitudes del entorno de Calvo Sotelo hacia él. La primera y reciente reunión de ambos dirigentes se limitó a la apertura de un diálogo que no aportó resultados concretos.

«Adolfo Suárez, comentó el diputado granadino, «no aspira a ser presidente del Gobierno en 1983 y está dispuesto a dar su respaldo a Calvo Sotelo, pero de forma condicionada, porque es plenamente consciente de su activo político de cara a las próximas elecciones generales».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de octubre de 1981