_
_
_
_

La fiebre de las vacaciones ataca a los chinos

Este verano la fiebre de las vacaciones se ha apoderado de decenas de millares de chinos que hasta ahora nunca habían tenido acceso a este género de diversión.

Los chinos en vacaciones han invadido los balnearios y los lugares dedicados al turismo extranjero, de los que habían estado prácticamente excluidos desde la revolución cultural. Por primera vez, además, los turistas no han dudado en viajar a título individual y no en viajes organizados, como era obligatorio el año pasado.

Los estudiantes y profesores de los institutos, privilegiados porque disponen de vacaciones anuales, constituyen una parte importante de los turistas. A éstos, vienen a sumarse los obreros y empleados que han comenzado a beneficiarse de una nueva reglamentación, que entró en vigor hace meses, sobre vacaciones por motivos familiares

Incluso agencias de viajes de Shanghai -una novedad en sí mismas- han instaurado una fórmula completamente insólita en China, la de las vacaciones a plazos. El viajero paga entre dos y cuatro yuans (cien y doscientas pesetas) durante un año y cuando ha pagado el 40% del precio total del viaje puede iniciarlo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_