gente

"Rojos", la película más cara de la historia

Warren Beatty ha superado los gastos de cualquier película de la historia de¡ cine. Rojos, el último título que ha dirigido, supera la cifra de 5.000 millones de pesetas, es decir, 1.200 millones de pesetas más cara aún que la película de Michael Cimino La puerta del cielo, cuyo fracaso de crítica y público ha hundido económica mente a la otrora poderosa empresa Unitet Artists.Realmente es curiosa la trayectoria de Warren Beatty como director. Obtenía hace dos años clamorosos éxitos con su película El cielo puede esperar, que no era más que una edulcorada nueva versión de un clásico título de Lubitsch, sorprendiendo incluso a sus productores, ya que Samphoo, su película anterior, no había pasado de una discreta comercialidad.

No superaban, sin embargo, esos éxitos la media normal de la media docena de películas americanas que anualmente tienen real éxito. La confianza en Warren Beatty por parte de los productores de Rojos debe basarse, ante todo, en sus antiguos éxitos como productor, cuando, por ejemplo, superaba los récords de taquilla con Bonnie and Clide primeros de los esfuerzos que hacía Beatty para dejar de ser sólo un buen actor.

Rojos ha sido rodada parcialmente en España. Aún recordarán los lectores los anuncios de Prensa solicitando extras que tuvieran aires orientales. La afluencia de candidatos y el despertar de la Prensa cinematográfica española, que no asistía desde hacía años a rodajes tan espectaculares, no consiguió, sin embargo, que Beatty concediera entrevistas. Procuraba ocultarse de todos cuando finalizaba la jornada de trabajo, y se refugiaba en lugares desconocidos durante los fines de semana. Seguramente las conflictivas noticias que le llegaran del trabajo que hacía entonces Michael Cimino no le dejaban feliz, aunque detrás de todos permanezca más o menos inalterable la poderosa industria de Hollywood, que recurre ahora de nuevo a las películas de gran presupuesto como forma de combatir su crisis. Agotada la fórmula de películas de consumo cotidiano, el cine norteamericano opta por producciones de mayor riesgo; las películas normales se reservan ya sólo a los canales de televisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 20 de agosto de 1981.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50