Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oposición al cierre de los servicios en castellano de la BBC

El proyecto del Gobierno británico de cerrar los servicios en castellano de la BBC destinados a España, y otros seis servicios más -el francés, el italiano, el brasileño, el maltés, el birmano y el somalí- se está enfrentando a una fuerte resistencia en el Parlamento británico. El pasado martes, el diputado laborista Greville Janner presentó, en la Cámara de los Comunes, un proyecto de ley para la creación de una comisión real que investigue y proteja los servicios exteriores de la BBC. Más de 160 diputados han firmado ya una moción oponiéndose a estos recortes, y un tercio de los firmantes pertenece al Partido Conservador.

Los servicios exteriores de la BBC están financiados por el Ministerio de Asuntos Exteriores, y los siete servicios que se pretenden cerrar cuestan unos 550 millones de pesetas anuales. Los servicios en castellano para España cuestan 32 millones de pesetas al año, lo que representa, según apuntó recientemente lord Crowther-Hunt en la Cámara de los Lores, un 2% del presupuesto de la Embajada británica en Madrid.

Según fuentes de la BBC, las embajadas de los países afectados por estas medidas están a favor de los recortes. Existen tensiones a nivel de personalidades, y según estas fuentes, las embajadas, acostumbradas a la vida de cócteles, creen que todo el mundo habla inglés, cuando este no es el caso.

Según un reciente sondeo de la BBC, sólo un 12% de la población adulta española entiende el inglés hablado, y de estas personas, sólo un 5% conoce bien la lengua inglesa.

Los servicios exterieres de la BBC comenzaron a ser emitidos en 1932, y el servicio en lengua castellana, en junio de 1936. La BBC dice que, en 1976, este servicio contaba con una audiencia regular de medio millón de personas. En 1980, el servicio en castellano de la BBC suministró, a distintas emisoras españolas, 993 programas y crónicas, es decir, un total de 113 horas de emisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de julio de 1981