El Comité Federal del PSOE deja al criterio de cada agrupación la representación de las minorías

El Comité Federal del PSOE no adoptó ayer una decisión expresa sobre fórmulas para la representación de las minorías en su 29º Congreso, sino que dejó al criterio de cada agrupación la posibilidad de llegar a una fórmula de integración de los distintos sectores. Esta posición se aproxima bastante a las posturas mantenidas días pasados por los dirigentes de las federaciones de Andalucía, País Valenciano y Madrid, que se oponían a la representación proporcional solicitada por la corriente Izquierda Socialista, y no coincide tampoco con la fórmula defendida por Felipe González.

Después de un debate que se prolongó varias horas -precedido de numerosos contactos de pasillo entre los defensores de las posiciones en disputa-, el comité federal aprobó por asentimiento una resolución en que recomienda que en las delegaciones al 29º Congreso estén presentes «compañeros que representen el pluralismo de opiniones existente en la organización». El comité federal no dio criterios de distribución de puestos entre mayorías y minorías, sino que dejó a cada agrupación que tome las medidas que considere oportunas para llevar a la práctica el principio de la integración.En palabras de Felipe González, «la resolución a que ha llegado el Comité Federal del PSOE respecto a la elección de delegados para el 29º Congreso no recoge una expresión numérica fija, sino que la fórmula es flexible y se podrán adoptar diferentes mecanismos, como son el de negociación, un sistema porcentual o el que cada delegación estime oportuno para su nombramiento».

En cuanto al papel que los eventuales delegados de sectores minoritarios puedan desempeñar en el congreso, el comité federal aprobó la posibilidad de que cualquier delegado pueda intervenir a título particular en las diferentes comisiones, y sus propuestas puedan trasladarse al pleno del congreso si la comisión lo juzga oportuno. Por otra parte, se ha fijado que habrá un delegado por cada 125 militantes -en lugar de uno por cada 150, como se proponía inicialmente-, lo cual supone un ligero incremento del número de puestos a elegir en cada nivel de la organización. El total de delegados en el 29º Congreso superará los 700.

Según las informaciones recogidas por EL PAIS entre los asistentes a la sesión -del comité federal celebrada a puerta cerrada-, Felipe González planteó el tema del método de elección de delegados en un tono conciliador, presentando la operación como un intento de participación de todos los sectores del partido en un foro como el del 29' Congreso, cuya tarea será «ofrecer a la sociedad un proyecto político para los próximos tres años». Felipe González aseguró también que ello no puede suponer la división del PSOE en tendencias, puesto que los métodos de decisión continuarán siendo de carácter mayoritario.

Seguidamente, el secretario general del partido socialista mencionó dos posibles recomendaciones: procurar la integración de personas de diferentes sectores en una lista única de candidatos a de legados allí donde sea posible, o bien atribuir el 20% de los puestos de delegados a la minoría, siempre que ésta obtenga al menos el 25% de los votos.

Los secretarios generales de las federaciones de Andalucía, País Valenciano y Madrid -las más importantes, desde el punto de vista numérico del PSOE- defendieron a su vez posturas de flexibilidad en la elaboración de candidaturas para procurar la integración de las diferentes posiciones, pero sin reservas expresas de porcentajes a las minorías. Todos ellos habían coincidido, días pasados, en una ofensiva común contra la representación proporcional.

A su vez, Jerónimo Saavedra, uno de los escasos miembros del comité federal vinculados a la corriente Izquierda Socialista, defendió la postura de la representación proporcional de los distintos sectores en función de los votos obtenidos en cada candidatura y sin -establecer porcentajes fijos de antemano para mayorías y minorías, puesto que en algunas agrupaciones la minoría tendría menos del 25% de los votos y en otros más.

Planteadas las posturas, la sesión del comité federal fue suspendida y se produjeron los últimos contactos entre los dirigentes más significados. Al parecer, Felipe González comentó a algunas personas que, vistas las posiciones expuestas en el comité federal, no mantendría la fórmula del 20% de puestos para las minorías, pero sí la recomendación de flexibilidad a las agrupa ciones, combinada con las mayores posibilidades que se ofrecen ahora a la participación de delegados mi noritarios en las ponencias del con greso. Reanudada la sesión, se aprobó aproximadamente en esos términos.

La escaramuza de la representación para el 29º Congreso se cierra, pues, con una fórmula lejana a la planteada por Izquierda Socialista, y que había sido negociada con Felipe González y Alfonso Guerra, al tiempo que plantea una infinidad de pequeñas batallas, agrupación por agrupación, para elegir a los delegados, o bien la posibilidad de sustituirlas por pactos políticos en cada uno de dichos niveles.

Por otra parte, el Comité Federal del PSOE aprobó también la gestión de la comisión ejecutiva del partido en el período, transcurrido desde el 23 de febrero -que incluía temas tan importantes como la política de concertación autonómica con el Gobierno Calvo Sotelo-, sin ningún voto en contra y con cinco abstenciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 11 de julio de 1981.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50