gente

Tras el paso por París del presidente de la Generalidad,

Jordi Pujol, para inaugurar la exposición Cataluña, hoy, en la Unesco, la Prensa parisiense de ayer habló de «Cataluña, una autonomía ejemplar», según titular del diario progresista Le Matin, y del talante de Pujol, informa Feliciano Fidalgo.Durante sus 48 horas de estancia en la capital francesa, Pujol ha dejado la estela del «político moderno europeo, con visión y práctica democráticas». En sus discursos en la Unesco, en los actos oficiales por él presididos y en las visitas múltiples a centros españoles, y específicamente catalanes, el presidente de la Generalidad provocó comentarios y adhesiones espontáneos poco corrientes. Esta imagen de Pujol resaltó más, por inhabitual en el elenco político español que pasa por París, y debido también al momento crucial que atraviesa la democracia en España.

El último acto cultural realizado por Pujol anteayer lo constituyó la visita al pintor Salvador Dalí en su suite del hotel Meurice. En compañía de su esposa, Marta Ferrusola, a través de pasillos y recovecos, llegó hasta el pintor, acompañado por su mujer, Gala. Entre esta última y la esposa de Pujol se entabló un diálogo, paralelo al que sostuvieron el presidente y Dalí. Parece ser que Gala le preguntó a Marta Ferrusola si era francesa: «No, soy catalana». «Quiere usted decir, española», reincidió Gala. «No; primero, catalana, y después, española».

Pujol se interesó por el estado de salud de Dalí y, además, estimarón algunos de sus allegados que con su visita quería encauzar el destino, hacia Cataluña, de la obra de Dalí.

Al término de su encuentro con Dalí, Pujol declaró que lo había encontrado en buen estado, y que el pintor había manifestado deseos de retornar a Cadaqués.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 25 de marzo de 1981.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50