Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
II CONGRESO DE UNIÓN DE CENTRO DEMOCRÁTICO

Los hombres clave del congreso de UCD.

La expectación despertada por el II Congreso de UCD se mide, en gran parte, por las tensiones entre las personas que representan a los distintos sectores de dicho partido. Presentamos aquí breves perfiles de los liberales, socialdemócratas, democristianos y hombres del presidente que constituyen los protagonistas principales de la evolución centrista. La mayor parte de ellos tiene entre cuarenta y cincuenta años, variadas biografías profesionales y una trayectoria política vinculada a UCD desde su creación, aunque procedentes de distintas áreas. La solución a la crisis del Gobierno actual y los resultados del II Congreso de UCD pasan, de una manera o de otra, por estos catorce hombres que durante las semanas previas al congreso han protagonizado los principales movimientos políticos registrados en el seno de la formación gubernamental. De ellos, dos nombres parecen especialmente destacados: el del presidente dimisionario, Adolfo Suárez, y el más cualificado aspirante a sucederle, Leopoldo Calvo Sotelo.

ADOLFO SUAREZEl presidente dimitido

Adolfo Suárez, de 48 años, hombre formado en el aparato franquista, fue el hombre elegido para, desde la propia jefatura del Movimiento, desmontar las bases del antiguo régimen. Designado por el Rey y su entorno para encabezar la transición hacia la democracia, Suárez supo maniobrar para convertirse, al mismo tiempo, en el presidente del partido más votado del país.

Ha cambiado totalmente los esquemas del congreso con su anuncio de dimisión, pero muy probablemente no se irá voluntariamente de la política. Este congreso puede ser el comienzo de su reaparición.

MARTIN VILLA

¿Sucesor del sucesor?

Rodolfo Martín Villa, 46 años, leonés, dijo de sí mismo que no se veía como sucesor de Suárez, aunque tal vez sí como «sucesor del sucesor». Por sus resortes en el partido y la burocracia pública, está en condiciones de controlar numerosos compromisarios.

Se hizo ingeniero industrial a base de becas, pero es político de profesión, desde que en 1962 le hicieron jefe nacional del SEU. Aguantó impertérrito la transición como ministro del Interior, hasta que salió del Gobierno, en 1979, como otros, por enfrentamiento con Abril, y volvió al poder cuando cayó el vicepresidente.

LANDE LINO LAVILLA,

Líder moral de los "críticos"

Landelino Lavilla nació en Lérida hace 46 años. Hombre del Banesto -fue director general adjunto- y la Editorial Católica -presidente-, fundó el Grupo Tácito y llegó a UCD con el Partido Popular. En vida de Franco había llegado a subsecretario de Industria.

Riguroso y de apariencia fría, fue estrecho colaborador de Suárez durante su etapa de ministro de Justicia. Cabeza de la naciente contestación interna en el primer congreso centrista, pasó a la presidencía del Congreso.

MIGUELHERRERO

Un portavoz respondón

Miguel Herrero tiene cuarenta años de edad, y como principal característica, la de no tener pelos en la lengua. Se convirtió en una celebridad nacional cuando consiguió ser elegido portavoz de los diputados de UCD en octubre pasado, pese a no contar con las simpatías del aparato del partido.

Un artículo publicado en EL PAIS -«Sí, pero ... »- antes de esa elección supuso prácticamente el nacimiento de los críticos de UCD.

ANTONIO FONTAN,

Un liberal del Opus Dei

Antonio Fontán, sevillano, de 48 años, miembro activo del Opus Dei, liberal y monárquico de toda la vida -perteneció al consejo privado de don Juan de Borbón-, quedó al frente del principal grupo liberal de UCD tras la muerte de Joaquín Garrigues, de cuyo partido fue número dos, y hoy es uno de los principales críticos.

Periodista profesional, fundó la agencia Europa Press y dirigió el diario Madrid hasta su cierre provocado por el régimen en 1971.

FERNANDEZ ORDOÑEZ

El líder socialdemócrata

Francisco Fernández Ordófiez, cincuenta años, inspector de Hacienda. Por su liberalismo progresista -reforma fiscal, divorcio- es la bestia negra para muchos sectores de la derecha tradicional.

Llegó a ser presidente del INI en vida de Franco, pero supo dimitir en la última fase de endurecimiento del régimen y fundó el Partido Socialdemócrata, con el que se integró en UCD. Cayó en 1979 del Gobierno, y volvió como ministro de Justicia en la última crisis.

CAMUÑAS,

Un liberal con los "críticos"

Ignacio Camuñas tiene cuarenta años y es diplomático en excedencia. Creó en 1974 el Partido Demócrata Popular, al que dio una orientación liberal con tendéncia reformista. Habitualmente se ha calificado como un social-liberal, y hoy está con los críticos de UCD.

CALVO SOTELO

El repuesto conservador

Leopoldo Calvo Sotelo, madrileño, de 54 años, sonaba desde hace tiempo como posible repuesto de Suárez, porque, al no pertenecer a ninguna de las familias centristas, podría ser más fácilmente aceptado por todos. En septiembre pasado sustituyó a Abril en la dirección de los asuntos económicos, y es el aspirante a la sustitución.

Ligado profesionalmente al Banco Urquijo y la Unión Española de Explosivos, fue procurador en las Cortes franquistas y llegó a ministro con Arias Navarro. Siguió en el Gobierno con Suárez, hasta que dimitió para organizar las primeras listas electorales de UCD.

CALVO ORTEGA

Un secretario general respetado

Rafael Calvo, de 49 años, segoviano y amigo de Suárez, se dedicó a enseñar Derecho financiero hasta que, en 1977 fue elegido senador por su provincia. Se le considera un tecnócrata de derecha moderada.

De portavoz de UCD en el Senado pasó a ministro de Trabajo y de aquí a secretario general del partido. En este puesto no ha despertado las fobias que su antecesor, Rafael Arias, pero tampoco se ha creado muchas simpatías. De cualquier forina, tiene un respetado cartel de negociador, conciliador y trabajador honrado.

PIO CABANILLAS,

Siempre junto al poder

Pio Cabanillas, 57 años, gallego ejercilente, registrador de la propiedad, fue subsecretario con Fraga y ministro con Franco, quien le echó del Gobierno por liberal. Con la reforma, velvió al poder en el primer Gabinete de Suárez, tras las elecciones de 1977.

Dice de sí mismo que manda poco, pero siempre estájunto al poder y al tanto de lo que pasa. Político incombustible y tenaz, volvió al Gobierno el año pasado.

ARIAS SALGA DO,

Criticado hombre de Suárez

Rafael Arias Salgado, 38 años, abogado y diplomático, es, junto a Fernando Abril, el principal colaborador de Suárez en los momentos presentes, desde su puesto de ministro de la Presidencia, y antes en la secretaría general del partido.

Casado con una hija de Ruiz Jiménez, comenzó en la política en la Democracia Cristiana, y más tarde fundó el Partido Social Demócrata con Fernández Ordóñez.

OSCAR ALZAGA,

Una "joven promesa" democristiana

Oscar Alzaga, con 38 años, es uno de los más jóvenes dirigentes del sector crítico centrista y, sin embargo, uno de sus principales cerebros. Militante desde muy joven en los núcleos de la oposición democristiana, se integró en UCD con el partido de Alvarez de Miranda, de cuyo Comité Ejecutivo fue miembro.

Sólo pudo ocupar un escaño parlamentario cuando la renuncia de Fanjul dejó vacante uno. de los puestos de UCD por Madrid y tiene fama de haber rechazado, por no tener prisa, carteras de ministro en más de una ocasión.

ALVAREZ DE MIRANDA,

La democracia cristiana ortodoxa

Fernando Alvarez de Miranda, de 56 años, es el depositario dentro de UCD de la ortodoxia democristiana reconocida internacionalmente. Llegó a la organización aportando .Su Partido Demócrata Cristiano, producto de una escisión por la derecha de la Izquierda Democrática de Joaquín Ruiz-Giménez.

Demócrata condenado por el franquismo cuando el «contubernio» de Munich, no ha recogido los méritos de su lucha.

FERNANDO ABRIL

Un "duro", amigo del presidente

Nacido en Picassent (Valencia), 44 años, ingeniero agrónomo, era, hasta su caída hace pocos meses, el hombre más poderoso en UCD, después de su íntimo amigo Adolfo Suárez, naturalmente. Ahora no ejerce ningún cargo público, pero pasa por ser el principal agente del presidente cara al congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de febrero de 1981