Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Los cinco "favoritos" del año, según TVE

Los programas Más vale prevenir (8,7), El hombre y la tierra, que dirigía el desaparecido Félix Rodríguez de la Fuente (8,5); Un mundo para ellos (8,2), Gente joven y Con ocho basta (7,9) han sido los programas favoritos del público durante el pasado año.Un informe del servicio de estudios de contenido, publicado por el semanario oficial Tele-Radio, revela que ésos han sido los programas que contaron con mayor aceptación del público, de acuerdo con las puntuaciones medias obtenidas a lo largo del año.

El gran fracaso de la programación, por otra parte, ha sido la emisión en capítulos casi diarios del espacio Grandes relatos, eje en tomo al cual ha girado toda la programación. La clasificación parcial de este espacio ha sido la siguiente: Fortuna y Jacinta y la segunda parte de Hombre rico, hombre pobre (8,5), segunda parte de Poldark (8,4), segunda parte de Raíces (8,3) y reposición de Cañas y barro (8,2). Una clasificación muy sorprendente por dos razones: primero, por el éxito de Fortunata y Jacinta, producción nacional que debería suponer un estímulo para mayores empresas; segundo, porque el resto son segundas partes o reposiciones. Sólo una de las reposiciones mejoró la valoración del primer paso: Yo, Claudio. La fórmula del «gran relato» diario demuestra por sí sola que no es posible trasladar a la televisión las fórmulas de la radio (el viejo serial) y que no existe relato «grande» más que en ocasiones muy excepcionales. Por eso, este espacio no obtuvo la media que los directivos se habían propuesto.

Los cinco programas «favoritos», como los denomina aquel departamento de RTVE, son también muy significativos: cuatro de ellos son de producción nacional y tres (exceptuado El mundo y la tierra) son de presupuestos más bien modestos. Tanto Más vale prevenir como Un mundo para ellos pertenecen a un género visualmente «miserable», porque se apoyan en la socorrida fórmula de unos bustos que hablan sin cesar para la audiencia. Lo importante aquí no es quien hace el programa, sino el género, ya que la audiencia muestra invariablemente su preferencia por los programas que en RTVE denominan, con poco acierto, «divulgativos». Gente joven muestra, por otra parte, la ausencia de concursos y la escasez de musicales. Que un solo telefilme norteamericano, Con ocho basta, figure en la lista es también ejemplo elocuente de que aquellas producciones no son necesariamente las más apta para las audiencias europeas y que en cualquier caso, no es justificable su omnipresencia en la programación.

Entre las grandes lagunas del año cabe mencionar a los informativos, al teatro, a los infantiles, a los musicales, telefilmes y demás géneros. La programación de la segunda cadena, como se sabe, no figura nunca en el panel de aceptación de programas.

La media del año ha sido 7,1; una media bastante baja, si bien repite la del año pasado. Los autores del informe precisan, sin embargo, que sucedió todo lo contrario: 1979 empezó muy mal hasta remontar a una media superior, mientras que 1980 empezó discretamente, pero acabó muy mal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de enero de 1981