Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid aún no ha pensado desprenderse de Cunningham

El Madrid aún no ha pensado desprenderse de Cunningham, afirmó a EL PAÍS, Luis de Carlos, presidente del club. Aunque está apartado de la plantilla y se le ha abierto expediente por su salida nocturna del sábado, «no van a caer cabezas, porque no es para tanto. Se trata solamente de restablecer un principio de disciplina».

De siempre, el Madrid ha sido especialmente duro con los hombres que se salen de la norma, y ha sabido ocultar las cuestiones más delicadas. De ahí el enfado contra Cunningham, que se dejó ver con escayola y todo en una discoteca el mismo día en que salió de la clínica.Cunningham, operado del dedo gordo del pie derecho el jueves, permaneció en la clínica hasta el sábado, día en que obtuvo permiso para trasladarse a su domicilio. López Quiles, el cirujano que le había operado, le dio instrucciones precisas de moverse lo menos posible. El mismo sábado decidió salir con unos amigos a tomar una copa a una discoteca de moda, Pachá. Allí, según algunos testimonios, bailó y bebió hasta muy avanzada la madrugada. Según otros, permaneció casi siempre sentado, y sólo en alguna rara ocasión se puso de pie y movió el tronco al ritmo de la música. Cunningham tiene escayola en la pierna derecha hasta casi la altura de la rodilla.

En cualquier caso, el asunto trascendió y no sentó nada bien en el Madrid. De Carlos es tajante: «Estas cosas no se pueden consentir. El Madrid siempre ha dado una imagen y debe mantenerla. Si él tenía permiso para abandonar la clínica era porque los médicos confiaban en su sensatez para cuidarse. No vamos a decir que por esto vaya a sufrir un retraso en su curación, pero sí ha corrido un riesgo. Y es evidente que ha hecho algo que no está bien». Admite que posiblemente carecía de malicia el hecho: «Si va a una discoteca tan concurrida es evidente que no quiere ocultarse, pero aun así hay que hacerle ver cómo son las cosas».

Confianza pese a todo

El hecho había despertado rumores de que el Madrid podría dar la baja fulminante al jugador: «No, no van, a caer cabezas. Este no es un asunto grave. Es una falta de disciplina, y como tal hay que tomarla. De momento queda apartado del equipo y se abre expediente para formalizar más la acusación y escucharle. Pero yo, hablándole como aficionado más que como presidente, le puedo decir que el dominge, me gustaría verle sobre el campo. Y como presidente le puedo decir que, olvidándonos de lo del sábado, estoy satisfecho con él, que lo estaba hasta ahora».

De Carlos defiende el rendimiento del irregular jugador: «Para mí, y por lo que le he visto hacer en algún partido, es un superclase. Es cierto que no rinde al máximo, pero esta temporada había experimentado un cambio, se veía en él una mayor voluntad. Tenemos que pensar que se le mira con lupa y que se le critica mucho. Al cabo del tiempo que lleva con nosotros hay que.reconocer que en algunos partidos ha hecho muy poco, pero en otros ha hecho mucho. Yo recuerdo partidos en la Liga pasada que decidió él, y, la Liga se ganó por un punto. Con ese no digo que él ganara la Liga, pero sí puso su granito de arena. Y también lo puso en la Copa de Europa, para que llegáramos a las semifinales. Aparte de lo del sábado estamos contentos con él, y no es cierto que se le esté buscando sustituto para el año próximo».

Ayer por la tarde, el presidente comunicó a la plantilla la decisión, y un emisario del club se presentó en el domicilio de Cunningham (no tiene teléfono desde que se cambió de casa) para hacérselo saber. Probablemente, todo quede en una fuerte sanción económica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de diciembre de 1980

Más información

  • Probablemente todo quedará en una fuerte sanción económica