Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MURCIA

Auto de prisión contra los padres de los niños muertos por asfixia

El juez de instrucción de Caravaca de la Cruz (Murcia), Julián Pérez Jordán, dictó ayer auto de prisión contra Miguel González Clemente y María Fernández García, de veintinueve y veintisiete años de edad, respectivamente, una vez transcurridas las 72 horas de su detención.Se trata de los padres de los cinco niños que murieron asfixiados el pasado lunes a causa de un incendio cuando se encontraban en la vivienda que habitaba la familia, solos y encerrados con llave. El matrimonio fue detenido el pasado jueves por orden del juez y probablemente, una vez elevadas las diligencias a sumario, ambos serán procesados por un presunto delito de imprudencia temeraria.

El viernes prestaron declaración unos veinte testigos, a partir de cuyas afirmaciones, al parecer, se ha afianzado la hipótesis de que el matrimonio no pasó todo el día en casa, excepto el momento en que ocurrió el trágico suceso, como ambos dijeron. Ya las primeras declaraciones de testigos hicieron pensar en la falsedad de esta afirmación, pues varios vecinos declararon haberlos visto durante la tarde en otros lugares de la localidad.

Las declaraciones recogidas coinciden en que la madre fue vista por la tarde en un bar bastante alejado del domicilio familiar, y el padre parece que también estuvo fuera.

Por el momento, el matrimonio permanece en el arresto municipal, al igual que durante el tiempo que ha estado detenido, aunque ahora en situación de prisión preventiva, por razones de facilidad para instruir las diligencias, ya que si fuesen trasladados a la Prisión Provincial de Murcia se perdería mucho tiempo en desplazamientos cada vez que hubiesen de prestar nueva declaración.

Como ya informó EL PAIS, el Tribunal Tutelar de Menores de Murcia había iniciado las diligencias oportunas para retirar la tutela de los niños al matrimonio si éste mantenía su conducta de abandono con respecto a ellos poco antes de ocurrir el suceso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de noviembre de 1980