Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Para UCD y PSOE, la normativa sub-20 es anticonstitucional

Antonio Vázquez, secretario general de formación de UCD, y Miguel Angel Martinez, diputado del PSOE, coinciden en gran medida al enjuiciar el conflicto futbolistas-Federación de clubes. Ambos consideran la medida de los sub-20 anticonstitucional y poco eficaz. Para el diputado socialista, la conflictividad futbolística podría desaparecer totalmente cuando la Federación «deje de ser un antro de caciquismo».

Para el secretario de formación del partido centrista, «ciñéndonos al fútbol, los jugadores son unos profesionales que dependen de unos clubes. Estos actúan como empresas, y, por tanto, los futbolistas deben tener los derechos y deberes de todo trabajador. Así lo reconoce la Constitución. Se trata de una realidad social que hay que regular».Respecto al punto concreto de la normativa sub-20, Antonio Vázquez afirma que «la ordenación de un rejuvenecimiento general del fútbol español me parece bueno. Pero hay que buscar medidas que, en ningún caso, pasen por encima de los derechos profesionales. Cualquier norma que pueda crear privilegios entre unos y otros debe descartarse, y sospecho que en este caso eso ha ocurrido. La norma creo que no está adecuada al ordenamiento constitucional, porque parece evidente que restringe los derechos de algunos fútbolistas».

Miguel Angel Martínez, diputado socialista, coincide en el fondo con estos planteamientos, aunque se muestra más rotundo al enjuiciar el actual conflicto. «Nosotros estamos siguiendo este problema desde hace tiempo. Para mí hay dos puntos concretos que conviene señalar. El primero es la necesidad de la democratización de la Federación Española de Fútbol. Mientras siga siendo un antro de caciquismo, difícilmente acabarán los problemas. Por otro lado, está bien que se promulgue esa ordenanza laboral, que es una exigencia vital. Pero no debe acabar ahí el tema: esto será una salida provisional.

Debe concretarse en toda su amplitud una ley del deportista profesional».

El diputado del PSOE se muestra también en contra de la norma de los sub-20. «Aunque en temas de organización estrictamente deportiva considero que no debemos pronunciarnos, la realidad es que así no se rejuvenece el fútbol español. Si la Federación, que es un ente privado, quiere establecer unas normas del tipo que sea, me parece bien, pero nunca puede adoptar medidas que afectan al tema profesional y que incidan claramente en el orden laboral. La medida, en este sentido, es claramente anticonstitucional. Para que jueguen unos, hay que suprimir a otros».

«En cualquier caso», añade, «considero que los futbolistas se han visto empujados a amenazar con esta nueva huelga, aunque han hecho todo lo posible por encontrar soluciones válidas. La Federación no ha querido resolver el problema cuando debía haberlo hecho, y sus proposiciones de última hora, que pueden ser auténticas, pueden parecer a los futbolistas poco reales y profundas. Confío, pese a todo, en el talante negociador de los futbolistas».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de noviembre de 1980

Más información

  • El rejuvenecimiento del fútbol no debe pasar por encima de los derechos profesionales