Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aprobada en plebiscito la nueva Constitución surcoreana

La nueva Constitución surcoreana fue aprobada el miércoles por una amplia mayoría. Tanto la elevada participación electoral como el margen de votos positivos representan un éxito personal del presidente Chun Doo-Hwan.Un 95,5% de los 20.373.869 electores de más de veinte años acudieron anteayer a las urnas, y el 91,6% (17.829.354) ratificaron con su voto la nueva ley fundamental, según señalan los resultados oficiales hechos públicos ayer por la mañana. Sólo 1.357.673 personas votaron en contra, 919.943 se abstuvieron y 226.899 papeletas de voto fueron declaradas nulas.

Aunque nadie dudaba de la aprobación de la Constitución, el fuerte porcentaje de participación electoral ha sorprendido a todos los observadores. «Esta alta participación electoral demuestra que el pueblo coreano sabe practicar la democracia», comentó ayer el ministro del Interior, Suh Jung-Hwa.

El Gobierno subrayó, por su parte, que las votaciones se habían desarrollado en un «ambiente libre», aunque tomó la decisión de cerrar las seis universidades de Seúl el viernes pasado, al término de una manifestación estudiantil en la que el referéndum fue calificado de «engañifa» y «fraude».

El lunes próximo, cuando sea promulgada la nueva Constitución, la Asamblea Nacional y todos los partidos políticos serán disueltos. En marzo, un nuevo presidente, probablemente el propio Chun Doo-Hwan, será elegido para un Período de siete años por un colegio electoral de 5.000 delegados, y un mes después, en abril, serán convocadas elecciones generales.

La nueva Constitución, más liberal que la precedente, limita los poderes del presidente, garantiza los derechos humanos, el derecho de los ciudadanos a trabajar, la independencia de la justicia y prevé medidas contra la corrupción.

Los círculos liberales opinan, sin embargo, que el país conocerá siete años de austeridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de octubre de 1980

Más información

  • Permite la inmediata disolución de los partidos y del parlamento