Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos los presuntos constructores de las bombas que ocasionaron las muertes de Bultó y del matrimonio Viola

Dos presuntos grupos terroristas fueron desarticulados por la policía barcelonesa. Uno es de carácter independentista, y entre sus componentes figuran los presuntos constructores de las bombas que causaron la muerte del industrial José María Bultó y del ex alcalde de Barcelona Joaquín Viola y su esposa. El otro es de carácter anarquista, y en su seno figura el más significado dirigente de lo que fue la tendencia «pura» o «dura» de la CNT. La Guardia Civil, por su parte, desarticuló otro grupo, presuntamente terrorista y de naturaleza ecologista.El grupo de carácter independentista estaba compuesto por un número aún impreciso de miembros. Anoche los detenidos eran nueve, de los cuales la policía facilitó únicamente la identidad de dos, mientras indicaba que las investigaciones seguían su curso y el número de detenciones podía ser superior. Los detenidos identificados son Francisco Javier Barberá Chamarro y Antonio Massaguer Mas.

Fuentes independentistas catalanas indicaron que este último sería una persona de unos 35 años, posiblemente originario de Berga y que, en el pasado, había sido forjado en el ideario catalanista por un conocido sacerdote de aquella localidad, ya fallecido y autor de un importante libro catalanista.

La policía informó de que Barberá Chamarro había sido el constructor de la parte electrónica, y Massaguer Mas, de la parte mecánica, de las dos bombas que causaron la muerte de las tres personas mencionadas.

José María Bultó, industrial sin especial significación política, fue asesinado el 9 de mayo de 1977, como consecuencia de la explosión de una bomba que había sido adosada a su pecho, con el fin de extorsionarle una fuerte cantidad de dinero. El matrimonio Viola también fue asesinado, el 25 de enero de 1978, como resultado de un intento de extorsión.

La policía mostró a los medios informativos diversos fusiles y escopetas (sólo uno de ellos tenía guía legal), materias para confeccionar explosivos eléctricos, emisoras portátiles, documentaciones falsas, pelucas, 31 planos del alcantarillado de Lérida y Barcelona, informe sobre personalidades catalanas del mundo de las finanzas, la industria y la política, y documentación relativa a un posible atentado contra una personalidad catalana vinculada a la Generalidad.

Respecto al grupo de carácter anarquista, los detenidos fueron doce, aunque ya han sido puestos en libertad la mitad. Entre ellos figura Luis Andrés Edo, de 55 años, conocido dirigente del sindicato de la construcción de la CNT y principal representante de la liga «dura» de la central anarcosindicalista. Edo estuvo encarcelado bajo el franquismo por sus actividades contra la dictadura.

La policía acusa a los detenidos de formar «grupos autónomos de matiz anarquista», al tiempo que evita aludir a la CNT. La policía manifestó que les habían sido hallados numerosos carnés de identidad españoles y extranjeros, carnés de conducir, pasaportes y otros documentos falsificados, un revólver calibre 44, un revólver calibre 38, con silenciador, un silenciador para carabina, numerosa munición de distintos calibres y un informe completo sobre los locales y planos de Fuerza Nueva en Cataluña, proporcionados por uno de los detenidos infiltrado en dicha organización.

La policía también acusa a los detenidos de la, presunta falsificación de ochenta cartillas de la Caja Postal de Ahorros, con las que se habían estafado cuatro millones de pesetas, falsificación de cheques de viajero del Banco de Bilbao por valor de 1.700.000 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de octubre de 1980