Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

General Electric desarrollara un coche capaz de ahorrar el 55% de combustible

La empresa norteamericana General Electric acaba de constituir un grupo de empresas que se dedicará en los próximos treinta meses a investigar un nuevo sistema de propulsión de vehículos, consistente en la combinación de dos motores, uno eléctrico y otro de gasolina, proyecto que permitirá, según sus autores, un ahorro de combustible del 40% al 55%.El proyecto tiene por objeto fabricar dos prototipos de un automóvil «híbrido», de acuerdo con un encargo realizado por el Departamento de Energía norteamericano.

El grupo lo integran, además de la multinacional norteamericana, la firma automovilística alemana Volkswagen, la Globe Union (EE UU), Daihatsu Motor (Japón) y Triad Services (EE UU).

Según los autores del proyecto, el vehículo «híbrido» funcionará «con dos motores, uno eléctrico y otro de gasolina convencional, de forma alternativa, según las posibilidades de cada momento». A lo largo de los próximos treinta meses, este grupo de empresas, bajo la dirección de la General Electric, invertirá en el desarrollo del proyecto un total de 560 millones de pesetas. El vehículo a desarrollar será un modelo sedán, con cuatro puertas y una capacidad de cinco personas, con posibilidades de ser fabricado en serie a un precio del orden de las 550.000 pesetas unidad.

Dificultades en Volvo

La firma sueca de automóviles Volvo acaba de presentar un nuevo modelo de automóvil utilitario para el próximo año, denominado 244 Turbo, con un motor más potente y menor consumo de combustible que las series anteriores. Coincidiendo con esta presentación, la empresa ha anunciado planes de fuertes restricciones de su producción para los próximos meses. Este mismo otoño, la empresa sueca va a reducir su producción, a la vista de las negativas perspectivas que presenta el mercado internacional, lo que lleva aparejada una sensible reducción de contratos de trabajo. El menor ritmo de actividad se traducirá, por otra parte, en la implantación de la jornada laboral de tres días de duración. Los pronósticos en materia de ventas son bastante pesimistas para el primer fabricante sueco, que espera una acusada recesión de las ventas en los próximos meses.

La crisis de Fiat

Las noticias que circularon a principios de esta semana sobre una probable operación financiera del grupo Fiat para aumentar su capital, posteriormente desmentidas por portavoces del grupo, han generado una serie de especulaciones en los medios financieros y automovilísticos de dicho país.

La necesidad de una reestructuración del grupo, sobre todo de sus actividades automovilísticas, está siendo puesta de manifiesto por numerosas personas. El propio Agnelli la ha reconocido al nombrar administrador delegado de Fiat SpA, un puesto clave en la organización de la sociedad, a Cesare Romite, de 57 años, reputado como «manager moderno». También los sindicatos reclaman un cambio de actitud y de organización, como ha puesto de relieve el secretario general de la poderosa federación metalúrgica (FLM), quien resaltó el jueves la necesidad de «reequilibrar la organización y la producción, con un cambio radical de las cadenas de montaje y una integración a nivel europeo en lo que se refiere a la fabricación de componentes». Para el sindicalista, «la crisis del año 1982,será bastante más grave que la actual».

La Fiat perdió en 1979 nada menos que 97.000 millones de liras. Su posición en el mercado italiano es muy buena con relación a otros fabricantes europeos en sus respectivos mercados nacionales, ya que sus ventas en Italia representan el 52% del total de sus ventas totales, aunque las exportaciones están perdiendo fuerza. Las existencias de la firma son en estos momentos bastante altas, unas 350.000 unidades, al tiempo que sus competidores, sobre todo las firmas francesas, penetran cada vez con más intensidad en el mercado italiano. Esta situación ha determinado la decisión de realizar un paro técnico de ocho días durante el mes de septiembre, que afectará a 78.000 de los 112.000 trabajadores de la empresa. El grupo prepara además la supresión de entre 7.000 y 8.000 puestos de trabajo, cifra inferior a la inicialmente prevista, que ascendía a unos 15.000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de agosto de 1980

Más información

  • Volvo y Fiat anuncian reducciones en la producción y el empleo