Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ARAGÓN

Cinco soldados muertos al despeñarse un camión militar que se dirigía a sofocar un incendio forestal

Cinco soldados muertos y trece heridos, cuatro de ellos graves, ha sido el trágico balance del accidente ocurrido ayer a las seis de la madrugada, en la carretera nacional de Huesca a Francia por Monrepós. Todos ellos pertenecían a la Agrupación Mixta de Ingenieros de Alta Montaña, con guarnición en Huesca, y se dirigían a participar en las tareas de extinción de un importante incendio forestal declarado en el término municipal de Sabiñánigo (Huesca).

Las víctimas formaban parte de un convoy que iba a hacer el relevo de una parte de los efectivos que estaban ya actuando en la extinción en dicho siniestro. Uno de los camiones, un Pegaso, por causas que todavía se desconocen, se salió de la calzada a la altura del kilómetro 14 de la carretera mencionada y fue a caer en un profundo barranco, uno de los pocos que hay, en este tramo.A consecuencia del accidente resultaron muertos el cabo Pedro José González Ceballos, de El Puerto de Santa María (Cádiz), y los soldados Ramón Escolá Bernad, de Barbastro (Huesca); Manuel Vayar Castillo, de Espartina (Sevilla), José Martín Pérez, de Villalba (Madrid), y Demetrio Arribas Giménez, también de Madrid.

En el accidente resultaron heridos de diversa consideración trece militares más, que son los cabos y soldados siguientes: Saturnino Punzano Millán, de Segura de la Sierra (Jaén); Carlos Matalobos Ramas, de Teo (La Coruña); Antonio Cuesta Galisteo, de Arjona (Jaén); Antonio Gallardo Castaño, de Caniles (Granada); Juan Carlos Velázquez Ramos, de Fuenlabrada (Madrid); José Sánchez Maceiras, de Montes Salgueiros (La Coruña); Angel Sastre Alonso, de Gijón (Asturias): Juan Antonio González Fernández, de Santa Coloma de Gramanet (Barcelona); Enrique Gil Vela, de Sevilla; Antonio Jesús Coveñas García, de Arganda del Rey (Madrid); José Manuel García González, de Monzón (Huesca); José María Alonso Martí, de Barcelona, y Miguel Angel Utande Goma, de Alcalá de Henares (Madrid).

Todos ellos, según ha informado el Gobierno Militar de Huesca, evolucionan favorablemente, incluso los cuatro heridos graves, acerca de los cuales existieron en principio impresiones pesimistas.

En las tareas de evacuación y rescate, que se iniciaron nada más conocerse el accidente, participaron los servicios del Ejército, Cruz Roja y Seguridad social de Huesca, entre otros.

El suceso ha causado una enorme impresión en la ciudad, se han recibido innumerables mensajes de condolencia y el Gobierno Militar de Huesca ha divulgado una nota en la que muestra el más «reconocido agradecimiento al esfuerzo de estos soldados muertos y heridos cuando acudían a luchar generosamente contra un importante incendio».

Este incendio, que al parecer ha sido provocado, se inició el pasado día 3 y hasta el momento lleva calcinadas cerca de 2.000 hectáreas de pinos, la mayor parte de los cuales eran de los llamados ejemplares adultos. El pinar es propiedad de Icona y se encuentra en la zona de Aineto, dentro del término municipal de Sabiñánigo. En la tarde de ayer, el fuego no había sido todavía extinguido, pero había comenzado a ser controlado.

Tres hidroaviones de Icona, 340 soldados, fuerzas de la Guardia Civil y numerosos vecinos de la localidad participan en las tareas de extinción del incendio, que, a pesar de que sus pérdidas no han sido todavía evaluadas, ha dañado gravemente la riqueza forestal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de agosto de 1980