Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Graves sanciones para los implicados en el Málaga-Salamanca

El Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol acordó sancionar al entrenador del Salamanca, Mesones, y a los jugadores Orozco, del Málaga, y Castronovo, del Algeciras, con dos años de suspensión, y con uno a cuatro jugadores malagueños, Migueli, Aráez, Corral y Macías. Es tas sanciones han sido impuestas por las irregularidades que rodearon el partido Málaga -Salamanca, que finalizó con victoria del último equipo por tres goles a cero. Precisamente por esto, el Comité de Competición acordó también decretar la nulidad de este partido y solicitar a la junta directiva de la federación la inhabilitación a perpetuidad del presidente del Salamanca. La resolución del expediente del partido Málaga-Salamanca fue adoptada el pasado viernes, en la reunión que ese día celebró el Comité de Competición. En esta reunión también se acordaron las sanciones que se impusieron al Real Madrid y Rayo Vallecano por llevar a cabo «las primas a terceros». Se presume que estos dos equipos madrileños recibieron ayer las resoluciones, así como también el Málaga y sus jugadores.

El Comité de Competición, además, al decretar la nulidad del partido Málaga-Salamanca, restó dos puntos al equipo salmantino y le impuso otros dos de sanción por las irregularidades llevadas a cabo. Al Salamanca, por tanto, se le restaron cuatro puntos del total de la clasificación final. Pese a la retirada de estos puntos, el Salamanca cuenta en su clasificación con los suficientes para permanecer en Primera División.

El Salamanca, inmediatamente después de recibir la notificación de las sanciones, celebró ayer mismo una conferencia de prensa. Su presidente, José Luis Paniagua, y el directivo y secretario general del club, que además es abogado y asesor jurídico, anunciaron que recurrirán ante el Comité de Apelación, para lo que tienen tres días, y que presentarán una querella criminal contra el Comité de Competición, su presidente y secretario general.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de junio de 1980