Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

"Encuentros con las letras"cumple cuatro años

El programa cultural Encuentros con las letras emite esta noche, por la segunda cadena, su programa número doscientos. Cuatro años en las antenas de TVE, con el propósito de difundir y divulgar, con criterios pluralistas, la cultura española, de sus nacionalidades y regiones, como está escrito en la ley de Estatuto de la Radio y Televisión que, en realidad no ha entrado en vigor, son muchos años. De hecho, algunos de esos propósitos no pudieron ser cumplidos, por «imperativos» del medio, como el programa dedicado a la cultura catalana, protagonizado por Josep María Castellety Montserrat Roig, que fue censurado íntegramente, al igual que el dedicado a la obra Gárgoris y Habidis, de Fernando Sánchez Dragó.El programa Encuentros con las letras (antes, Encuentros con las artes y las letras, y del que nacería Trazos, ahora Imágenes) surgió por iniciativa de Carlos Vélez, al poco tiempo de ser cesado por Gabriel Peña Aranda de la dirección de programas dramáticos y culturales, por las mismas fechas en que aquel ex director general prohibía la continuidad de La clave en su número doce, con un debate dedicado al periodismo y programa del que Carlos Vélez era productor.

«El primer número se emitió el 7 de mayo de 1976. Nuestro programa», dice Carlos Vélez, «nació la misma semana que el diario EL PAÍS y la revista Historia 16. Desde entonces hasta hoy nos cambiaron en cinco ocasiones el día de emisión y horario. A partir de octubre del pasado año nos redujeron el programa a una hora de duración. El horario actual parece que es malo para Madrid, pero muy bueno para Barcelona. Hubo muchos momentos en que el programa se vio amenazado de suspensión. Precisamente en octubre de 1976, siendo dírector general Rafael Ansón, se había levantado de la programación, y continuó gracias a que otro ex director general, Juan José Rosón, intercedió ante Rafael Ansón. Después, aparte de esas censuras, recibí unas diez o doce notas de Miguel Martín amenazándome porque me pasaba de los minutos concedidos, aunque nosotros nos ajustábamos a los boletines de programación».

Carlos Vélez no quiso explicar que Encuentros con las letras entrará en conflicto el próximo mes de junio con otro programa de la primera cadena, Revista de las letras, que dirigirá José Luis Castillo Puche, quien previamente fue nombrado director adjunto de Encuentros.

«El propósito de Encuentros es responder al ansia cultural que existe en este país, dar a conocer las opiniones de autores literarios y teatrales, enjuiciar y contrastar las distintas opiniones sobre las obras». Durante estos doscientos núrneros pasaron por Encuentros más de mil autores, con una media de treinta minutos por intervención y el 90% de ellos en una sola ocasión», afirma Carlos Vélez. «La cultura no tiene por qué ser contada con chistes y chascarrillos. Algunos pretenden que seamos más divertidos. Divertidos tienen que ser los programas humorísticos o similares. Intentar casar la risa con la cultura es la causa de que TVE se caracterice por la superficialidad que afecta a la mayoría de sus programas. Un programa de estas características tampoco tiene que ser un escaparate con libros, para eso ya están las librerías».

El problema de Roberto Llamas, por el contrario, es la imagen. Para el realizador de Encuentros, «el único invento de la televisión es el plano medio con un señor que cuenta una historia; dos personajes situados en torno a una mesa, con la misma iluminación, plantean problemas distintos de realización. Tenemos que realizar en función de la imagen que cada uno de ellos da», dice Roberto Llamas. «Un alto porcentaje de las personas que vienen por aquí dan una imagen muy mediana o mediocre, y por eso la realización es implacablemente mediocre. Los personajes tienen que estar vivos y rodeados de un entorno vivo. Si la historia que cuenta es interesante y la imagen que ofrece es atractiva, entonces el programa funciona. Yo no quiero poner adornos a la imagen porque eso distorsiona el interés por el personaje». Preguntado por qué tanto en Encuentros como en otros culturales, uno de los contertulios siempre aparece de perfil, Roberto Llamas aclara: «Estamos condicionados por una mesa absurda, por el decorado y el plató pequeño que impide la movilidad de las cámaras».

Francisco Umbral, Julio Caro Baroja, Andrés Amorós, José Luis Aranguren, José Miguel Ullán, Miguel Bayón, Juan Cruz, Juan Cueto y Federico Jiménez Losantos intervienen en el programa que se emite esta noche bajo el título «Unas cuantas miradas a más de cuatro años de cultura».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de mayo de 1980