Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Disminuye el consumo de gasolina y gasóleos y aumenta el de fuel

Durante el primer trimestre de 1980, el comportamiento de los españoles con respecto al consumo de productos petrolíferos ha tenido unos efectos ligeramente positivos en gasolinas, aunque aun en modesta escala, y muy negativos en fuel sobre nuestra factura petrolera.

Ha disminuido el consumo de gasolina súper (96 octanos) en un 2,3%, con respecto al primer trimestre de 1979, lo que muestra un efecto inmediato de los nuevos precios sobre el consumo. En el caso de la gasolina de 98 octanos, la de más alto precio, la disminución de su consumo ha sido del 10% para el mismo período de 1980. La única gasolina cuyo consumo ha continuado aumentando ha sido la normal de noventa octanos, la más barata, hasta un 4% de crecimiento positivo. El total del grupo de gasolinas de automóviles muestra un descenso del 0,7% sobre el mismo período del año anterior. Este descenso, que ha sido calificado de alentador por las autoridades energéticas, no ha sido considerado, sin embargo, suficiente, dada la gravedad de la crisis energética en la que nos hallamos inmersos.Para valorar comparativamente esta caída del consumo de gasolina baste recordar que en el período que va del 1 de enero de 1979 al 1 de junio del mismo año, en plena crisis económica y a los cinco años de haber estallado la primera energética, el consumo de gasolina experimentó un crecimiento salvaje del 10,2%. Este incremento se distribuía en un 14% para la súper de 96 octanos; un 10,7%, para la extra de 98 octanos, y un descenso en el consumo precisamente de la más barata, la normal de noventa octanos, del 1,2%. El comportamiento de los consumidores durante el segundo semestre del año pasado supuso una drástica reducción del consumo del 0,9%, lo que dio un resultado para el total del año de un 5,2%.

Baja espectacular de los gasóleos

En cuanto a los gasóleos, la reducción ha sido algo más espectacular, a excepción del gasóleo A, que ha experimentado durante el primer trimestre de 1980 un crecimiento del 3,4%, debido a los transportes.El gasóleo B, o agrícola, experimentó en el mismo período un descenso en su consumo del 6,3 %, y el gasóleo C, de calefacción, descendió también (tanto en usos industriales como domésticos) en un 8,5%. El total del consumo de gasóleos ha descendido en un 3,2%.

Por el contrario, en el primer semestre del año 1979, desde el 1 de enero hasta los nuevos precios energéticos, el crecimiento del consumo de gasóleos fue del 10 %, y en el segundo semestre del año fue del 8%, lo que dio un incremento total del 9,4%. Hemos pasado en el primer trimestre de este año, según las últimas cifras antes señaladas y, referidas siempre al período 1 de enero a 7 de abril, de un incremento del 9,4% a una caída del 3,2%, lo que ha sido calificado de «bastante satisfactorio» por las autoridades energéticas consultadas por EL PAIS y que siguen la evolución milimétrica del consumo de productos petrolíferos como si la supervivencia económica del país dependiera de ello.

El fuel-oil ha tenido un comportamiento terrorífico, en el mismo período de 1980, ya que, debido al mal año hidráulico ha aumentado el consumo de las centrales térmicas en un 10,7%, lo que contrasta negativamente con un decrecimiento menor en el primer semestre de 1979, del 2,9%, y una tasa también negativa, del 1,2%, en el segundo semestre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de abril de 1980

Más información

  • El aumento total en productos petrolíferos durante el primer trimestre de 1980, fue del 10,7% frente al 2,3% del año anterior