Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CATALUÑA

Persiste el hermetismo sobre la situación del industrial secuestrado

El hermetismo en torno a las circunstancias que rodean el secuestro del empresario catalán Jesús Serra Santamans continúa siendo total. Tanto la policía barcelonesa como los familiares del señor Serra siguen en su criterio de no facilitar detalles sobre el acto del secuestro y el desarrollo de las investigaciones. Fuentes policiales manifestaron anoche que no había ninguna novedad sobre este tema y que sólo se dará información oficial cuando el caso esté resuelto.

Sólo el hermano del secuestrado, Antonio Serra Santamans, manifestó el domingo por la tarde a una agencia informativa su criterio de que el secuestro era «un asunto estrictamente económico y no político». Las conexiones políticas del secuestro habían sido apuntadas horas antes en un despacho de la agencia Europa Press, la cual, tras citar a fuentes policiales, señalaba que el empresario secuestrado se hallaba en la lista de personalidades encontrada a los independentistas detenidos en relación con el asesinato del industrial José María Bultó.

Sobre este particular es de señalar que, contrariamente a lo afirmado por la citada agencia, el nombre de Serra no figuraba en esta lista, reproducida en el auto de procesamiento dictado en julio de 1977 contra los miembros del citado comando independentista.

Otras fuentes relacionaban a los autores del secuestro con una banda de gangsters suramericanos. En este sentido es de señalar que la persona que se puso en contacto con la familia del secuestrado para exigir el rescate de cincuenta millones hablaba perfecto castellano, sin ningún acento.

En las carreteras próximas a Barcelona se ha montado un estricto control de las Fuerzas de Orden Público.

El señor Serra Santamans fue secuestrado la noche del miércoles, después de haber cenado en el club de tenis que preside, cuando se dirigía a su domicilio particular. Los secuestradores han exigido a la familia el pago de cincuenta millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de abril de 1980