_
_
_
_
Crítica:
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

"Raíces": segunda parte

La segunda parte del telefilme norteamericano Raíces, bajo el título Raíces: las siguientes generaciones, será emitida por TVE a partir del próximo lunes y ocupará, con catorce episodios de una hora, la programación del espacio Grandes relatos hasta el próximo 5 de marzo.«Si la primera serie abordó la lucha por la libertad, estas Raíces son la lucha por la igualdad», dijo uno de los productores, Stan Margulies. La primera parte fue el acontecimiento de la televisión norteamericana en 1977 y situó los ratings de audiencia en los primeros puestos de toda su historia. Raíces II comienza en 1882, doce años después de finalizada la primera parte, y llega hasta 1967, el año en que Alex Haley, el autor del homónimo best-seller se fue a Africa en busca de las huellas de su presunto antepasado Kunta Kinte, capturado en la aldea de Juffare hacia el año 1767. Las catorce horas narran la vida de las cuatro generaciones siguientes, encerradas entre la muerte de Gallo y el nacimiento del hijo de Haley. El escritor publicará esta primavera la novela Búsqueda, relato que versa sobre la gestación y escritura de Raíces.

A lo largo de los cien años de historia de esta segunda parte, los sucesores de Kunta Kinte son testigos de la reconstrucción del Sur después de la guerra, del nacimiento del Ku Klux Klan, las dos guerras mundiales y la depresión, hasta que los negros de Raíces II no sólo serán diferentes de los blancos, sino que estarán orgullosos de esta diferencia.

Los productores invirtieron unos 1.300 millones de pesetas, buena parte en la costosa ambientación histórica, incluida la reconstrucción de la pequeña ciudad de Henning con su estación de ferrocarril, y otra no menos cuantiosa en el reparto de más de cien actores. Entre ellos, Henry Fonda (el coronel Warner, líder político y cultural de Hanning, en Tennessee); Richard Thomas, hijo del coronel, y Marlon Brando, quien aparece en el último episodio durante ocho minutos y medio (rodados en once horas), en el papel de George Lincoln RockweIl, líder del partido nazi americano.

Las peripecias de la producción de esta segunda parte serán explicadas en el primer episodio (próximo lunes) por el actor Louis Gossett junior (uno de los nueve premios Emmy de la primera parte). El actor, a través de las filmaciones del rodaje y de entrevistas con autores y personalidades de la cultura y política, tratará de persuadirnos por qué y cómo los americanos denominaron esta obsesión telefílmica con la expresión «fenómeno Raices». Las cadenas norteamericanas rivales, la NBC y la CBS, opusieron en su día (desde el 18 de febrero de 1979, fecha en que se estrenó) la programación de películas como American Grafitti, Marathon Man y, entre otros, el telefilme (NBC) De aquí a la eternidad.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_