Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UGT, contra la intervención del delegado español de los trabajadores en la OIT

UGT protestó formalmente ayer, ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), por la naturaleza de la intervención del dirigente sindical Serafín Aliaga, de Comisiones Obreras, que encabeza en esta oportunidad la delegación de trabajadores españoles ante la Tercera Conferencia Regional Europea de esta organización.Alberto Ayerbe y José Fernández, de UGT, manifiestan en una nota su desacuerdo por algunas «irregularidades» en el informe presentado por el señor Aliaga. «Dicho informe», sostienen, «es una interpretación unilateral sobre la situación, criterios y alternativas al momento actual socio-económico en España.» Aseguran que el texto «fue entregado con sólo una hora de antelación a los miembros que componen la delegación de los trabajadores de España», y que las sugerencias sobre dicho informe «fueron desoídas por el señor delegado, siendo tal comportamiento un abuso de las atribuciones conferidas», concluyen.

Ayerbe señaló que UGT «torna buena nota de la actuación de CCOO, que, mientras en España hace llamadas constantes a la unidad de acción», afirmó, «cuando puede, o las circunstancias se lo permiten, actúa en forma unilateral y bastante sectaria, como es el caso de esta ocasión».

Por su parte, el dirigente Serafín Aliaga ha hecho ver su «extrañeza por el tono desproporcionado» de las declaraciones de los representantes de UGT.

En otro plano de esta Tercera Conferencia Regional, los trabajadores españoles, con el apoyo del Gobierno y de la CEOE, lograron sacar adelante una resolución «sobre los problemas de la emigración intraeuropea», que fue refundida con un proyecto que, también sobre esta materia, presentaron centrales sindicales europeas de Noruega, Finlandia, Turquía y Suecia, afiliadas a la CIOSL (Organización Internacional de Organizaciones Sindicales Libres).

En la resolución, que contará con mayoría de votos para su aprobación, se hace mención de las legislaciones nacionales, que «deben procurar eliminar toda discriminación entre los trabajadores nacionales y trabajadores emigrantes, y sus familias en materia de empleo y ocupación».

En otro párrafo se hace un llamamiento a los Estados miembros de Europa para que, en conformidad con los objetivos y disposiciones de las normas y política de la OIT, «protejan a los trabajadores emigrantes y sus familias contra las dificultades y privaciones que padezcan, y cooperen en una acción internacional para promover los objetivos del empleo».

Serafín Aliaga, por los trabajadores españoles, defendió hasta el último momento la creación de una especie de comisión de control, dentro de la OIT, del cumplimiento, por parte de los Gobiernos, de las disposiciones internacionales que protegen las condiciones de vida del emigrante, pero la idea no prosperó, debido a la oposición de los países de la CEE y otros sectores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de octubre de 1979

Más información

  • El representante obrero pertenece a CCOO