Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente yugoslavo, Tito, inaugura los Juegos del Mediterráneo

Los VIII Juegos Mediterráneos fueron inaugurados ayer con la solemnidad y brillantez habituales en este tipo de acontecimientos y la presencia del presidente de la República, mariscal Tito. Hace cuatro años, con ocasión de los Juegos de Argel, el entonces presidente Huari Bumedian no asistió. En lo que respecta a competiciones, el equipo español de gimnasia femenina ganó la primera medalla, de plata, al quedar segundo, y con protesta por las bajas puntuaciones obtenidas en la barra de equilibrios, tras Italia, que le superó en sólo veinte centésimas. Sólo hubo cuatro participantes y un nivel muy bajo, como era de esperar.

El consuelo, tras la polémica jornada matinal, en la que España pudo haber conseguido incluso una medalla de oro, en cierto modo inesperada, fue que Irene Martínez logró la mejor puntuación individual, lo que la coloca en inmejorable posición para ganar el concurso múltiple. Con 37,20 puntos totales logró una media de 9,30, compensando los 8,95 de la barra de equilibrios y los 9,10 de las paralelas asimétricas con 9,60 -la segunda misma puntuación otorgada en toda la mañana- y 9,55 en suelo. Superó claramente a la campeona de España, Aurora Morata, y a la otra veterana, Eloisa Marcos, en medio punto, y casi uno, respectivamente. De cualquier forma, lo más sorprendente fue la aceptable actuación de la jovencísima Angeles García, que hizo dos 9,30 en suelo y saltó y colaboró con sus 36,05 a ganar la segunda plaza. El problema es que sólo tiene doce años y en los Juegos la edad mínima es de catorce.El presidente Félix Fernández no parece tener problemas para engañar a las computadoras, que por primera vez se utilizan en una competición multideportiva. Debe ser muy listo, porque nadie protestó, aunque sólo fuera para contestar a sus quejas con firmeza, incluso de retirada por las bajas puntuaciones españolas.

Precisamente luchas así en ciertos deportes de equipo, como en otros individuales, son las que únicamente darán calidad mundial en cuentagotas a los Juegos. En waterpolo se encontrarán Italia, campeona del mundo, con Yugoslavia, que lo ha sido. España será la tercera en discordia, y con buen nivel en este caso. En baloncesto, al no estar ni Italia, ni Francia, ni España, sólo habrá el atractivo de ver las exhibiciones de los Delibasic, Dalipagic y compañía, no menos campeones mundiales. Es una lástima que lo mismo ocurra con balonmano, donde la ausencia de España deja también sola a la anfitriona. Se compensa en voleibol, donde Italia, subcampeona del mundo, deberá confirmar ahora fuera de su casa su categoría ante una buena Yugoslavia y una Francia en preparación concienzuda para el próximo Mundial.

España bastante hará con luchar por arrancar a alguno (?) el tercer lugar, pues se trata del deporte de equipos más interesante, por su nivel e igualdad. No ocurrirá lo mismo en fútbol, por las restricciones de las figuras, aunque Yugoslavia tendrá a Miljanic como preparador y Túnez al equipo que sorprendió agradablemente en el pasado Mundial. En cuanto al hockey, España parece intocable, como Yugoslavia en balonmano y Francia en rugby, entre los deportes que hoy comienzan. En remo, las posibilidades de medallas parecen claras en las finales directas, que se disputarán en Sibenik, así como en la prueba individual del gran premio hípico de saltos; Segovia, reciente campeón de España; Alvarez Cervera, De Witt o el duque de Aveyro deberán conseguirlas, pues Italia no presenta jinetes contrastados y Francia aún no tenía decidido a última hora si participaba.

En tenis de mesa, las cotas inalcanzables son Francia y Yugoslavia, pero italianos, griegos y turcos tampoco son despreciables. En tenis es quizá más asequible, y Luna -cabeza de serie número dos-, así como Vázquez y Avensano -reciente vencedor de un torneo en Toronto- tienen el camino inicial bastante fácil, con malteses, turcos, marroquíes y argelinos en el camino. Más complicado lo va a tener Matorell, con el italiano Parrini de entrada, así como todas las chicas.

Por último, sin que se sepa aún qué rivales tienen los españoles de lucha grecorromana, que también se inicia hoy con dos rondas de combates, tampoco tendrán complicación. Los gimnastas disputarán hoy el concurso masculino por equipos. Italia parece superior entre cuatro rivales.

Es de esperar que no haya nuevos problemas con las puntuaciones; donde no los habrá, con toda seguridad, será en tiro. Mari Cruz García intentará ganar medalla ante dos yugoslavas, dos griegas, dos italianas y una francesas, en carabina pequeño calibre, posición tendida, y lo mismo Del Cerro, el sorprendente abanderado en el desfile inaugural, y Calvo, en el lado masculino. Llauradó y, sobre todo, Vallduví, tendrán la primera jornada de foso olímpico, con los primeros cien platos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de septiembre de 1979

Más información

  • España obtuvo la primera medalla, de plata, en gimnasia femenina