Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Pertegaz vuelve a la alta costura española

Mientras el sol inevitable del verano caía sobre Madrid y Barcelona, dentro de los elegantes salones de los creadores de la alta costura española, las modelos lucían las colecciones presentadas por cada casa para la próxima temporada otoño-invierno 1979-80. Fuera de la presentación de los nuevos modelos, que no contienen novedades importantes, la noticia más destacada de la temporada es el regreso a la alta costura de Pertegaz, después del cierre del año pasado. Renée López de Haro nos cuenta lo que será la alta costura española la próxima temporada.

No se puede hablar de grandes revelaciones o novedades en cuestión del vestir sino de una versión quizá más moderada de lo que se ha presentado la pasada temporada, o sea, la imagen de algo retro de los hombros cuadrados pero no tan exageradamente, las faldas estrechas, pero en algunos casos con bastante vuelo, los cuerpos pegados hasta la cintura y mangas largas y estrechas. El color dominante es, sin duda, el negro, aunque los beige, grises, verdes pardos, amarillos oro y violetas también se ven, sobre todo en sastres de calle.Cada casa se ha caracterizado por su estilo propio. Por ejemplo, Santa Eulalia ha destacado con sus faldas escocesas auténticas de pliegues combinando con blaziers en terciopelo y la nota alegre de poner un cinturón ancho de lentejuelas. También sus conjuntos de pantalón y chaqueta tipo caballero andante en satén (púrpura) con adornos de trenzas doradas y fajín verde esmeralda se salen de lo corriente.

Carmen Mir ofrece sastres impecables en tweed, con chaquetas hasta la cadera y cinturones estrechos, además de grandes capas con capuchas, todo en colores muy otoñales como mostazas, tejas y verdes, etcétera. Francisco Delgado, quien por primera vez va a lanzar una línea de difusión, ha presentado su versión del sastre en puntos de lana con faldas rectas, grandes abrigos de paño liso y hombros, cuadrados haciendo juego con vestidos rectos o faldas con Jerseys en colores apagados. Los sastres más sofisticados son en negro con cinturilla de charol. Los vestidos de tarde en seda brochée, con estampado en durimpresión son de línea recta con mangas largas y estrechas y trabajos de pliegues o jaretillas en hombros. Para noche, los vestidos de gasa negra bordados en tonos metálicos en hombros o mangas, son largos tubos que se envuelven alrededor del cuerpo en drapeado.

Pedro del Hierro afirma la línea general del cuerpo pegado hasta la cintura y faldas con vuelo y hombros cuadrados haciendo desaparecer el cinturón. Propone drapeados para la tarde y noche. Los largos para día llegan donde termina la rodilla y para cocktail y noche llegan hasta media pierna y tobillero. El negro domina, bien sólo o como fondo, sobre todo para cocktail y noche, e incluso los estampados son sobre fondo negro combinando colores vivos.

Sin duda alguna, la noticia más optimista de la temporada ha sido el retorno de Manuel Pertegaz después de su cierre del año pasado. Este gran creador aragonés vuelve con gran entusiasmo, energía y alegría. Junto con sus socios, José Antonio Pich Aguilera y Joaquín Quirós, quienes se ocuparán de la parte financiera y administrativa, dejando que Pertegaz se ocupe de lo suyo, que es «crear», han formado una sociedad para explotar las marcas y creaciones de Pertegaz, bajo el nombre de Diagonal Estudio (la famosa calle condal donde Pertegaz debutó hace 32 años). Presenta tres líneas, que son: alta costura (realmente un pret-a-porter de lujo, ya que la costura hecha a medida no es sostenible); boutique (trajes, prendas confeccionadas de precio más asequible), y línea Malla (conjuntos completos de sport que incluyen faldas, chaquetas, sweteres en punto de lana pura mohair, sedas y otras mezclas hechas a máquina).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de agosto de 1979

Más información

  • Presentadas las colecciones para el próximo otoño-invierno