Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brillante victoria del Madrid ante el Anderlecht

El primer ensayo del Madrid en la temporada 79-80 resultó altamente satisfactorio. Ganó por dos goles a cero a un equipo de calidad demostrada como es el Anderlecht y en su propio ambiente. La victoria fue indiscutible, y Cunningham mostró detalles de gran figura. Angel, el otro debutante, estuvo a un tono menor que el negro, y Camacho, que reapareció tras año y medio, evidenció una plena recuperación.El debut de Cunninghain fue todo un éxito. Su juego fue extraordinario en la primera parte, con regates habilísimos, precisión en los pases y serenidad en el campo; la impresión que causó en su nuevo conjunto es que se trata de un jugador que va para figura mundial, pese a que su inhibición fue manifiesta en la segunda mitad del partido. Angel también bajó mucho en la segunda parte, hasta el punto de que tuvo que ser sustituido por García Hernández, que movió muy bien el conjunto desde una posición más adelantada que Angel; éste empezó muy bien en su función algo defensiva desde el centro del campo para poco a poco diluirse. Por lo que se refiere a Camacho, resistió muy bien los noventa minutos de juego, sin denotar la más mínima secuela de su lesión; su labor en la defensa fue positiva, igual que en sus mejores tiempos; sólo se echó de menos sus arrancadas por la banda hacia el ataque.

En conjunto, el Madrid gustó. La defensa fue sólida, con Pirri inmenso y Stielike infatigable en el centro del campo. Dominó el balón en la primera parte y no permitió que el Anderlecht tomara la iniciativa del encuentro. Luego, en la segunda parte, retrasó algo más sus líneas y practicó el contraataque de manera práctica, pues así llegaron los dos goles, el último cuando ya entretenía la pelota en espera del final del partido.

El Anderlecht, falto de fuerzas

El Anderlecht mostró una peor puesta a punto que el Madrid y menor calidad individual en sus jugadores. De ahí su derrota. Koncilia, el meta austríaco internacional fichado por el equipo belga, nada pudo hacer en los goles madridistas.El Madrid jugará la final del Torneo Milenario de Bruselas mañana, contra el Colonia, que venció al Molenbeeck por dos goles a cero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de agosto de 1979

Más información

  • Cunningham, figura en el primer tiempo