Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Atletismo

Matay y los atletas finlandeses, protagonistas de la primera jornada

La primera jornada del trofeo Villa de Madrid defraudó. Las ausencias de última hora fueron Kozakiewicz, recórdman europeo de pértiga; Woronin, el mejor velocista inscrito para la reunión, y Cerrada y Campos, dos hombres que hubieran proporcionado emoción a los 5.000. Lo mejor de la tarde quedó reducido a la prueba de altura femenina con Matay y a la de jabalina masculina, pese a la ausencia de Nemeth y el mal momento de Wessing, con los lanzadores finlandeses como protagonistas.

Cuando se programa se procura hacerlo ofreciendo los mayores alicientes posibles para que el público acuda a las reuniones atléticas. Al público ayer no le engañaron. Vallehermoso no llenó ni la mitad de sus gradas. De toda la élite consagrada que se esperaba contemplar, todo quedó reducido a ver ganar sin emoción al campeón europeo de 400 vallas, Harald Schmid; a Cybulski, hombre de 8,27 en longitud; a Grazyna Rabsztyn, recordman mundial de 100 vallas, su serie de 400, y a Matay en altura, si bien ésta fue la que se llevó los más fuertes aplausos en función de que logró una marca importante.Lo mejor estuvo a cargo de los lanzadores de jabalina finlandeses. Todos pasaron de los ochenta metros y relegaron a Wessing, ganador de la Copa del mundo, a la quinta plaza, con 77,50. Otras pruebas quedaron difuminadas -como las de 400- porque se disputaron series sin una final así Grazyna Rabztun, a pesar de ganar en la suya, hizo bastante peor tiempo, por ejemplo, que el récord español de la especialidad por falta de rivales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de mayo de 1979

Más información

  • Importantes ausencias en el Villa de Madrid