Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Buenas expectativa para las candidaturas nacionalistas

Los nacionalistas gallegos esperan conseguir una amplia representación en los ayuntamientos que resulten elegidos el próximo 3 de abril, según testimonios recogidos por EL PAIS entre destacados dirigentes de las coaliciones Bloque Nacional Popular Galego (BNPG) y Unidade Galega (UG), en las que se encuentran agrupados los principales partidos con implantación exclusiva en esta región.

El BNPG, integrado por la Unión do Pobo Galego y la Asamblea Nacional Popular Galega, presenta candidaturas en 164 ayuntamientos. No apoya las listas promovidas por independientes por considerar que «todas ellas responden a unos intereses específicos». Sin embargo no excluye la posibilidad de apoyar a una persona de izquierdas que a nivel individual le ofrezca garantías de honestidad para asumir una determinada alcaldía cuando se conozca el escrutinio de los votos.Unidade Galega, que agrupa al Partido Galleguista, Partido Obreiro Galego y Partido Socialista Galego, concurre con listas propias en 46 municipios, los más poblados de la región, y apoya una veintena de candidaturas independientes. Sus dirigentes son partidarios de establecer pactos después del 3 de abril, con otras fuerzas de izquierda, para lograr el control de los ayuntamientos.

Ambas formaciones declaran que se presentan a las elecciones municipales para obtener un respaldo popular que les lleve a lograr una presencia importante en la futura Asamblea de Galicia, con el objetivo final de alcanzar la autodeterminación para el País Gallego. El Bloque Nacional Popular Galego basa su campaña en la celebración de asambleas populares en barrios y parroquias, mientras Unidade Galega intensificará el reparto de papeletas con sus candidaturas, celebrará varios mítines y promocionará su alternativas a través de cuñas radiofónicas.

Estas dos coaliciones consiguieron en las pasadas elecciones un total de 117.778 votos. Si se hubiesen presentado conjuntamente habrían conseguido dos diputados, uno en la provincia de La Coruña y otro en, Pontevedra, ya que sumados los votos de ambas formaciones superan ¡os resultados obtenidos por Coalición Democrática en estas circunscripciones, en las que logró un escaño por cada una de ellas. Sin embargo, responsables de las dos coaliciones descartan cualquier tipo de alianza en un futuro inmediato. La diferencia sustancial que separa a estas dos fuerzas radica en su valoración del actual proceso autonómico. Para el BNPG se trata de u na mera descentralización administrativa usufructuada por caciques, mientras UG considera que es una vía válida para llegar al autogobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de marzo de 1979