Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Destituido el alcalde de Parla "por dejación de funciones"

Ayer remitieron considerablemente los desórdenes que se vienen produciendo en Parla, tras la muerte del joven Ursino Gallego en los enfrentamientos del domingo. A las ocho de la tarde aproximadamente, un grupo de jóvenes cortaron el tráfico en la carretera a base de encender una hoguera de mediana magnitud, que fue retirada inmediatamente por la policía, sin que a partir de ese momento se produjeran incidentes dignos de mención.

Durante el día se registró un ambiente de calma tensa que hizo presagiar nuevas alteraciones de la vida ciudadana. La policía no hizo acto de presencia, al menos de forma ostensible, hasta bien entrada la tarde, momento más propicio para realizar concentraciones a actos similares.Por su parte, el Gobierno Civil ha destituido de su cargo a Domingo Ostolaza, alcalde de Parla, por haberse apreciado «una cierta dejación en el ejercicio de sus competencias y funciones, especialmente durante los últimos días». El Gobierno Civil estudia ahora las correcciones administrativas que se le puedan imponer y ha nombrado para sustituirle a un delegado gubernativo con amplios poderes de gestión.

Entre tanto, los partidos políticos continúan manteniendo un prudente silencio, aunque es conocida su postura de considerar como inconvenientes los desórdenes callejeros protagonizados por grupos de jóvenes exaltados. Hasta ayer no se tenían noticias de que se hubiesen practicado detenciones.

La batalla campal suscitada en Parla entre manifestantes y policía por la muerte del joven Ursino Gallego provocó ayer una fuerte discusión entre Fernando Abril Martorell, vicepresidente segundo del Gobierno, y Jordi Solé Tura, portavoz del Grupo Comunista en el Congreso. La discusión se produjo al término de la sesión celebrada ayer por la mañana en la Diputación Permanente.

En presencia de varios periodistas y de otros parlamentarios, el señor Solé Tura interrogó al señor Abril Martorell sobre la responsabilidad del Gobierno en los incidentes, así como acerca del hecho de que éste no haya manifestado su opinión al respecto. El vicepresidente segundo contestó acusando de forma indirecta al Partido Comunista de los graves enfrentamientos ocurridos ya que, según el señor Martorell, fue este partido quien convocó la manifestación. En todo casó, destacó que el Gobierno no puede consentir que se corte una autopista nacional, y respecto al problema del agua, lo calificó como de índole municipal, no gubernativa.

A su vez, el portavoz del Grupo Comunista contratacó replicando que el Gobierno sí es responsable de la muerte de un manifestante, y consideró que los medios empleados por la policía fueron excesivos. El señor Abril insistió en su idea de la inoportunidad de convocar una manifestación «en momentos delicados de la vida nacional».

Por su parte, el Canal de Isabel II ha hecho público el Informe redactado por sus técnicos sobre la situación actual del suministro de agua en Parla y las medidas más urgentes a adoptar. Según el informe, Parla se abastece exclusivamente del agua que se saca de dieciséis pozos, situados todos ellos en un radio de 2,5 kilómetros cuadrados, lo que origina, en realidad, que la mayoría coja el agua de la misma bolsa, y el suministro sea normalmente inferior al consumo.

Inmediatamente se comenzarán las obras de dos nuevos pozos, alejados de los primeros, y en el plazo de seis meses se abrirán tres más, lo que permitirá garantizar el volumen de agua necesario en los próximos dos o tres años. Las obras, incluidas las conducciones eléctricas y las tuberías, ascenderán a 34 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de marzo de 1979

Más información

  • Calma tensa durante el día y pequeños incidentes por la noche