Reportaje:

La adopción del sistema de televisión en color PAL, reconocimiento de una realidad

Tras más de tres años de incertidumbre, dudas, presiones políticas y económicas, España se ha decidido oficialmente de forma encubierta -a través de una orden del Ministerio de Cultura que aparecerá próximamente- por la adopción del sistema de televisión en color alemán PAL, en lugar del sistema francés Secam. La escasa sorpresa que ha supuesto esta decisión, ya que no es más que la confirmación de una realidad, contrasta con las dudas existentes en conocer la razón del retraso en adoptar esta medida. En cualquier caso, la toma de postura del Gobierno español supondrá un importante apoyo económico para España por parte del Gobierno alemán, que ya en su oferta, realizada hace tiempo, se comprometía a facilitar al Gobierno español una serie de prestaciones en el caso de decidirse por el PAL.

Termina así la guerra técnica, comercial y política para la implantación del sistema de color. Son tres los sistemas para emitir imágenes en color en las transmisiones regulares de televisión desde los años cincuenta, apoyados en numerosas investigaciones y experimentos que se remontan a la época de los pioneros, en particular el ingeniero Baird. El National Television System Commitee (NTSC) fue adoptado por Estados Unidos en junio de 1953 por la Comisión Federal. de Comunicaciones. En 1959 se presenta oficialmente y se explota comercialmente por la televisión francesa el sistema Sequentiel Coleur a Memoire (Secam), ideado por el ingeniero francés Henry de France. El ingeniero alemán Walter Bruch, del consorcio multinacional AEG-Telefunken, presentaba en 1963 el Phase Alternation Line (PAL), a partir del perfeccionamiento técnico del NTSC americano.

El principio del color

TVE había ensayado en 1965 y 1966, de forma experimental, los tres sistemas en color y se comprobó que tanto la red como las emisoras podían emitir con cual quiera de los tres sistemas. El primer programa que TVE ofreció en color fue un combate de boxeo entre Joe Frazier y Cassius Clay, que duró dos horas y fue emitido a las cuatro de la madrugada. En un principio todo parecía indicar que España se inclinaría por Secam: en la conferencia de Viena (1965), convocada por el Comité Consultivo Internacional de Radiodifusión, España, junto a Francia y el bloque entero de los países socia listas, votó a favor del sistema francés.A partir de entonces el «color» se convertiría en una batalla comercial con importantes implicaciones políticas. En 1969, la República Federal de Alemania concede un crédito de doscientos millones de marcos para el trasvase Tajo-Segura y el ministro Laureano López

Rodó informa que España utilizará el sistema PAL. De hecho, el Consejo de Ministros del 24 de octubre de 1969 se pronuncia oficial mente por PAL, y así lo anuncia a los medios informativos el entonces ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga Iribarne. Pero, por razones que nunca fueron dadas a conocer, nunca se con firmó oficialmente la decisión del Consejo de Ministros con publicación en el BOE, si bien el texto ya estaba redactado y a punto de publicarse en tres ocasiones. Evidentemente se trataba de presiones políticas francesas. En 1972 y 1973 López Rodó mantuvo conversaciones con los ministros franceses Bethencourt y Jobert. Se pensó que el Gobierno español estaba reconsiderando el tema y que se aprovecharía el asunto de la televisión en color para obtener el respaldo de Francia de cara a un acerca miento a Europa. Thompson, empresa oficial de la Secam, compra en 1973 por trescientos millones de pesetas el sector de televisión de General Eléctrica Española. Con motivo de las Olimpiadas de 1972 adquiere carta de naturaleza la televisión en color y se pasa en TVE de la etapa experimental a las emisiones regulares. Se pone en marcha la comercialización y se crea un mercado que en aquel momento -según datos facilitados por AEG-Telefunken- alcanza un parque en funcionamiento superior a las 250.000 unidades.

Seis años con el sistema alemán

TVE lleva seis años emitiendo por el sistema PAL. La actual programación en color supera el 70% de la totalidad de las emisiones, y algunas marcas de televisores habían instalado en los receptores los dos sistemas, PAL y Secam, para su utilización alternativa. En junio de 1976, el ministro de Industria francés, señor D'Orgnano, proponía al Gobierno español un sistema bidual de televisión en color que permitiese la emisión por PAL y Secam. En aquella ocasión, la Asociación Nacional de Industrias Electrónicas (Aniel) hacía pública una nota en que consideraba la implantación del sistema germano corno hecho consumado. Cambiar de sistema exigiría cuantiosos gastos de reconversión, que, de acuerdo con las informaciones facilitadas por AEG-Telefunken, supondrían una modificación adicional de 4.000 a 5.000 pesetas aproximadamente por aparato y que equivaldrían a un «castigo a la renta nacional de mil millones de pesetas». El incremento sobre los nuevos televisores a construir «supondría para el mercado de los próximo! cuatro años de 8.000 a 10.000 millones».Todos estos hechos, junto a la relativa inminencia de los Campeonatos Mundiales de Fútbol a celebrarse en nuestro país y la consiguiente implantación de los costosísimos equipos técnicos, han acelerado la definitiva decisión oficial. La orden ministerial establecerá las características técnicas, las normas, sincronismos y señales de video y de sonido, así como la identificación de los canales de televisión para la totalidad del territorio español.

El sistema PAL ofrece una compensación y corrección automáticas de los defectos de color en la transmisión y no modificará los procedimientos técnicos de las transmisiones de TVE, instalaciones de estudios ni las características de los receptores. España tiene un parque de televisores en color superior al millón y más de ocho millones de receptores en blanco y negro.

El PAL ha sido adoptado por 44 país, con un total aproximado de 45 millones de receptores. El sistema francés Secam funciona en veintiún países, con unos seis millones y medio de receptores, y el NTSC se utiliza en catorce países, con cien millones de receptores (la mayoría en Estados Unidos).

Los tres sistemas de color no son la única diferencia técnica que caracteriza a los distintos tipos de transmisiones de señales de televisión. Se opera con diferentes números de líneas: 525 en América, 405 en Gran Bretaña (primeros programas), 819 en Francia (primera cadena) y 625 en el resto de los países europeos y cadenas. Existen diferencias en la amplitud de la banda total (frecuencias requeridas por el envío de las señales de video, de audio y las exigidas para la seguridad contra la interferencia de canales vecinos), en las separaciones entre frecuencias de las portadoras de imagen y de sonido, en las anchuras de las bandas residuales, en los signos de modulación de la imagen y en el tipo de modulación del sonido. Ante la imposibilidad de una homologación internacional, los organismos; internacionales, para facilitar el. intercambio y retransmisiones de programas en directo entre distintos países, han resuelto el problema, gracias a costosos y complejos convertidores de procedimientos de colory de normas.

Satisfacción del sector

La encubierta decisión guberna mental no ha supuesto ninguna sorpresa para el sector encuadrado en el seno de Aniel, ya que, según declaró uno de sus dirigentes a EL PAIS, no es ni más ni menos que una confirmación de la realidad.La realidad es que una abrumadora mayoría de 1,2 millones de televisores en color existentes en Espafla tienen el sistema PAL, y que en la actualidad otra decisión como la adopción del Secam no hubiese sido posible, ya que, además, todos los equipos profesionales de TVE están sujetos al sistema alemán.

Según el portavoz de Aniel, la tendencia seguida por el sector para fabricar los aparatos bajo el sistema alemán era normal, máxime teniendo en cuenta que la mayoría de las emisiones de TVE se vienen realizando por el PAL. "La decisión adoptada por el Gobierno podía haber sido muy distinta en 1974 año en que se comenzaron a fabricar los televisores en color. "

Hay que resaltar por último que el sistema PAL es el vigente en toda Europa occidental, exceptuando Francia, mientras que el Secam está impuesto en Francia, Europa del este y países árabes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 27 de septiembre de 1978.