Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los árbitros contarán mañana con la primera reglamentación de su historia

«La reglamentación arbitral que mañana puede aprobar la Asamblea General me parece lo más avanzado y perfecto que se ha conseguido dentro de los diferentes estamentos futbolísticos. Me atrevería a decir que se trata de la reglamentación arbitral más avanzada de Europa. Llega a superar cualquier fórmula representativa con la que actualmente puede contar el deporte español», ha manifestado José Luis Vilaseca, abogado de Barcelona, ex directivo del club azulgrana y actualmente miembro de la junta directiva de la Federación Española.

«La reglamentación arbitral - añadió José Luis Vilaseca- llega a lo más lejos posible a nivel de estructuras de un estamento futbolístico. Su representación colegial es realmente un modelo a seguir.» Después de todo, si la Asamblea General la aprueba, los árbitros contarán con la primera reglamentación de toda su historia, pese a los muchos años de la existencia de este estamento, tantos como el propio fútbol.Precisamente el detalle de su perfeccionismo llegó a inquietar en cierto modo a los más importantes directivos de la Federación Española. Al ser la reglamentación más avanzada de todos los estamentos futbolísticos cabría la posibilidad de que escapase a la propia Federación Española, con una normativa desfasada en determinados aspectos. Por eso, aunque parezca un dato sin apenas importancia, la Federación Española planteó la disyuntiva de los términos dependencia o subordinación de la organización arbitral con respecto a la propia Federación.

En el proyecto de reglamento presentado para su aprobación figuraba el término consiguió al final imponer su criterio: la organización arbitral estará subordinada. La diferencia es clara; subordinación indica estar por debajo. Los árbitros, por tanto, antes que dependientes, serán subordinados de la Federación Española. No se trata más que de una cuestión de terminología, pero con sus consecuencias.

Por otra parte, parece existir una premonición: la reglamentación arbitral supone un beneficio para los colegiados, lo que llevaría consigo un perjuicio para los clubs. De hecho se trataría de un beneficio para todos: árbitros, clubs, jugadores, entrenadores, directivos... Los presupuestos que indicarían tales ventajas podrían concretarse en determinados puntos, entre los que cabe distinguir algunos de ellos.

La organización arbitral, a partir de la próxima temporada siempre que se cuente con su aprobación en la Asamblea General-, contará con una estructura netamente burocrática. En el reglamento se establecen las normas de elección del presidente del Comité Nacional -cargo que ahora ostenta José Plaza- y de los presidentes de los colegios regionales. Tanto el Comité Nacional como los colegios regionales contarán con sus respectivos subcomités, que formarían el órgano ejecutivo de los árbitros.

El órgano legislativo de los árbitros será la Representación Colegial Nacional. En ella estarán representados todos los árbitros a través de todos los colegios regionales y en todas sus categorías. Se trata de que cada colegio regional tenga sus representantes, cuatro en total, uno por cada una de las tres categorías nacionales y otro por todas las regionales. Por tanto, los miles de árbitros federados con que cuenta el fútbol español estarían, de esa forma, representados democráticamente por cerca de ochenta compañeros, además de los presidentes del Comité Nacional y de los colegios regionales que componen la Asamblea General del del Arbitraje.

Otro punto importante que refleja esta reglamentación arbitral se refiere a su designación para dirigir los partidos correspondientes. Se establece una designación directa -desaparece el sorteo- a través de un comité constituido para tal fin y formado por el presidente del Comité Nacional de Arbitros y dos letrados, el presidente del Comité de Competición y su secretario.

Por otra parte, se establece que cada categoría contará con 1,5 árbitros con respecto al número de equipos que la formen, con la excepción de la Primera División. Si en Segunda División figuran veinte equipos quiere decir que esta categoría contará con treinta árbitros. Precisamente ése es el número que figurará también en Primera, aunque le correspondieran veintisiete. Se ha elevado en tres su número debido a las actuaciones que les pueda corresponder a los colegiados internacionales. La medida está establecida para mayor equidad de las actuaciones arbitrales.

Por último, se establecen unas rigurosas sanciones para aquellos árbitros que incumplan las normas de organización. Estas sanciones figurarán por escrito, lo contrario que ha sucedido hasta ahora. De todos modos será el tiempo y los hechos quienes demuestren el valor de la primera reglamentación arbitral de toda la historia. El reglamento de la organización arbitral facilitará las normas de los condicionamientos que actualmente han venido aquejando a los colegiados y que de esa forma desaparecerán

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de julio de 1978

Más información

  • Es la representación colegial más avanzada del fútbol español y europeo