Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Automovilismo: Rallye de Cataluña

Victoria y título para Zanini

El catalán Antonio Zanini, piloto oficial de Seat, se proclamó campeón de España de Rallyes al vencer en él de Cataluña. Su máximo rival, Beny Fernández, se veía obligado a abandonar cuando sólo llevaba recorridos seis kilómetros de prueba de velocidad. De esta forma, Zanini consigue su cuarto título consecutivo.

Después de su triunfo en el Rallye 2000 Virajes, hace dos semanas, en el que Beny Fernández aban donaba justo al comienzo de mismo, exactamente igual que en esta ocasión, Zanini había dado un vuelco a la clasificación, contando casi con las mismas posibilidades que Beny de cara al título Pero el piloto de Seat tenía imperiosamente que ganar en esta prueba, pues de lo contrario sería Beny el nuevo campeón de España. Por su parte, Beny Fernández tendría que impedir a toda costa el triunfo del piloto de Seat. Sólo así lograría hacer realidad su sueño de desbancar a Zanini de su largo período de dominio en los rallyes españoles.Sin embargo, la oposición de Beny no ha existido como tal. Cuando se disputaba el primer tramo de velocidad, a los seis kilómetros de carrera, el distribuidor -Delco- de su Ford Escort se desprendía. Beny Fernández se veía obligado al abandono, privado de toda posibilidad de defender su hasta entonces liderato en la clasificación provisional del campeonato. Su única opción era ya aguardar una posible avería de Zanini, que le apartase de la carrera, o que cualquier otro piloto desbancase al catalán de la primera posición. Ni una ni otra cosa ocurrían. Zanini, dominando la prueba en todo momento, no permitía que nadie le inquietase. Ni siquiera pilotos con vehículos mucho más potentes -como Fernández, Caba, Etchebers, etcétera, sobre sus respectivos Porsche Carrera- en un terreno que les favorecía -el asfalto- pudieron impedir que Zanini fuera conquistando, tramo a tramo, su victoria final. Victoria que, además, llevaba emparejada el título más preciado del calendario nacional.

Junto a la buena actuación de Zanini hay que destacar la de su compañero de equipo Cañellas, que supo, en todo momento, realizar una ingrata labor de equipo. Al final del rallye, una vez más la mala suerte se cebaba en este piloto, al pinchar simultáneamente dos ruedas en pleno tramo de velocidad. Cañellas perdía un tiempo precioso, lo que le costaba llegar tarde a un control horario su segundo puesto en la clasificación final de la prueba, al ser superado por el Porsche de Caba.

Entre los abandonos más destacables -además del de Beny Fernández-, hay que citar el de José María Fernández, que rompía la caja de cambios de su Porsche cuando iba en segundo lugar, cerca del líder, Zanini. La salida de carretera del vasco-francés Etchebers, también sobre Porsche; idéntico motivo por el que abandonaba Cid, con el Chrysler oficial, cuando ambos marchaban colocados en posiciones sólo discretas.

Con este resultado, Zanini se proclama, por cuarta vez consecutiva, campeón de España de Rallyes, aun antes de que se celebre la última prueba puntuable, el Rallye Costa del Sol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 1977