Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

Enrique Líster: "El PCE no llega ni a socialdemócrata"

Enrique Líster, uno de los últimos exiliados españoles, llegará mañana a Madrid. El que fuera comandante del quinto regimiento durante nuestra guerra civil pisará tierra española después de 38 años de ausencia obligada. Tras su expulsión del Partido Comunista de España (PCE) y el enfrentamiento con su secretario general,, Santiago Carrillo, hoy dirige el denominado Partido Comunista Obrero Español (PCOE), recientemente legalizado. Poco antes de abandonar París, hemos mantenido con Enrique Líster la siguiente conversación.

MÁS INFORMACIÓN

EL PAÍS. Señor Líster, usted ha debido esperar un año su pasaporte. ¿Se ha visto obligado a hacer concesiones políticas para obtenerlo?Enrique Líster. Nada de eso. Para obtener mi pasaporte, que es un derecho que tengo como español nadie me puede pedir que deje de ser republicano y marxista-leninista, que es lo que soy.

EL PAÍS. ¿Cómo ve usted la situación política española? No le preocupa la posibilidad de un golpe de Estado?

E. L. No, de momento esto no me parece probable. Pero si no se desarrolla de una manera real la democracia, respondiendo dentro de esta democracia burguesa a las necesidades y a los sentimientos del pueblo español, habrá un nuevo choque.

EL PAÍS. Usted es el secretario general del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) recientemente legalizado. ¿Con qué fuerzas cuenta actualmente?

E. L. Todavía somos un partido pequeño. Pero es indudable que la legalización nos va a permitir salir a la superficie y celebrar nuestro X Congreso en un clima de apertura hasta ahora desconocido.

EL PAÍS. Se ha especulado mucho sobre las relaciones del PCOE con la URSS. ¿Cómo son en estos momentos?

E. L. Tenemos con la Unión Soviética y con el resto de los países socialistas relaciones de amistad, pero no relaciones oficiales,

EL PAÍS. Ustedes se definen como marxistas-leninistas, pero en estos momentos son muchos los partidos políticos españoles que reivindican la misma ideología ¿Qué opinión le merecen?

E. L. Hay, de todo: grupos políticos y grupúsculos. La mayoría mezclan cosas justas con verdaderos casos de aventurerismo. No obstante, pienso -dado que la unidad completa es prácticamente imposible- que se podría llegar en una primera etapa a una federación de partidos marxista-leninistas españoles. Deberíamos esforzarnos todos por conseguir un partido único de los comunistas, sin importarnos lo que piensan en Moscú o en Pekín.

EL PAÍS. ¿Incluiría en esa federación al PCE?

E. L. Desde luego que no. El Partido Comunista de Santiago Carrillo es cualquier cosa menos un partido marxista-leninista: se le puede llamar liberal -ni siquiera socialdemócrata-, pero no marxista.

EL PAÍS. Tengo entendido que está usted terminando su segundo tomo de Memorias.

E. L. Sí, estará dentro de poco a la venta. Este segundo volumen puede resultar de verdadero impacto, porque en él denuncio cosas tales como que el propio Comité Central del PCE se encargó de aniquilar la guerrilla española, no prestándole la ayuda necesaria cuando las cosas marchaban bien, en los años 45 y 46, abandonándola a su suerte a partir del 48, para que la Guardia Civil la exterminara. También aporto nuevos datos sobre los acontecimientos de 1968 en Checoslovaquia y su repercusión en el Partido Comunista español, la mayor parte de cuya militancia estuvo de hecho de acuerdo con la intervención de las tropas del Pacto de Varsovia en Praga. Cosas que es necesario aclarar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de noviembre de 1977

Más información

  • Después de 38 años de exilio, llega mañana a Madrid