Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el alcalde de Vigo

Joaquín García Picher, alcalde de Vigo, cuyo nombre ha circulado reiteradamente como posible subdirector general de Juego, ha decidido dimitir, después de un pleno tumultuoso que duró apenas quince minutos, al término del cual dos centenares de vecinos ocuparon durante una hora dependencias municipales para celebrar una asamblea.Respondiendo a la convocatoria de la Asociación de Vecinos Vigo Oeste, unas doscientas personas acudieron a la sesión, en la que debía adjudicarse definitivamente una parcela de propiedad municipal valorada en cuarenta millones, cantidad que se pretende destinar al rescate de la concesión que tiene la empresa Playas Blancas del Atlántico en la playa del Bao, con objeto de que la entidad no construya. La oposición vecinal es doble: tanto a la indemnización de cuarenta millones, que se considera excesiva, como a la venta de patrimonio municipal, en una zona donde el equipamiento social es prácticamente nulo.

El primer incidente se produjo al no poder utilizar el salón de sesiones, en el que hay numerosas goteras, no obstante ser muy reciente el palacio municipal, ocupado hace un mes, y que ha costado alrededor de trescientos millones de pesetas, aunque inicialmente se presupuestó en cien millones. En una dependencia pequeña, las protestas del público arreciaron y el alcalde, después de advertir varias veces que suspendería la sesión si el público seguía interviniendo, dio por terminado el pleno cuando había transcurrido un cuarto de hora.

Los vecinos, temiendo que la suspensión fuera revocable, se mantuvieron una hora más en el local, hasta que se les anunció la suspensión definitiva de la sesión.

El alcalde, reunido entretanto con varios concejales, anunció su decisión irrevocable de dimitir, lo que motivó que dos concejales dirigieran sendos telegramas al presidente del Gobierno y al ministro del Interior, en los que insisten en la necesidad de convocar elecciones urgentes y manifiestan que la tensión y distancia entre administradores y administrados no pueden persistir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de noviembre de 1977

Más información

  • En un pleno municipal tumultuoso