Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía barcelonesa incumplió un mandato de registro en el domicilio de Royuela

La policía barcelonesa no cumplimentó un mandamiento judicial de entrada y registro en el domicilio de Alberto Royuela, dictado por un juzgado barcelonés en el mismo momento en que pasaron a disposición judicial los dos primeros detenidos fascistas, es decir, el domingo, día 9 de octubre.

Al no haber sido cumplimentada esta orden judicial, el mismo juez dictó anteayer otro mandamiento de entrada y registro idéntico. Este mandamiento ya obraría en manos de la policía barcelonesa.Se desconocen las razones -por las cuales la policía barcelonesa- no cumplimentó el primer mandamiento, ya que la ley de Enjuiciamiento Criminal da amplias facultades a la autoridad judicial para llevar a cabo dicho cometido. El artículo 568 de la mencionada ley impone que la entrada y el registro se efectúe incluso «empleando para ello si fuera necesario, el auxilio de la fuerza».

Entrevista televisada

Paralelamente, Alberto Royuela parece desenvolverse con tranquilidad en su «huida». Ayer, los telespectadores catalanes pudieron oír una amplia entrevista, efectuada por teléfono, en la que el dirigente de la Hermandad de la Guardia de Franco exponía sus criterios y anunciaba que haría su aparición en el entierro de su tía, actualmente enferma de gravedad. Royuela dijo que iría al entierro aunque fuese disfrazado de travestí.En una de sus declaraciones, Álberto Royuela manifestó que el actualmente detenido José Manuel Macías «me dijo que trabajaba para la Guardia Civil». Fue precisamente este detenido el que fue visitado e interrogado por los servicios de información de la Benemérita el pasado domingo. Macías se había infiltrado, gracias a un hermano suyo, importante dirigente del Partido Socialista Obrero Español en Cataluña, en la Unión General de Trabajadores.

En sus amplias manifestaciones, Royuela también afirmó que había podido huir debido a que «me vinieron a avisar unos camaradas de que me detendrían». Hace ya algún tiempo Alberto Royuela había alardeado de su presunta influencia pata poder obtener permisos de residencia para italianos fascistas huídos a España. Royuela, en concreto, alardeó de haber podido conseguir tal permiso para el conocido dirigente de extrema derecha italiano Salvatore Francia, persona que no figura inscrita en el consulado italiano de Barcelona, y tal inscripción es previa e índispensable para la obtención de un permiso de residencia.

En libertad uno de los detenidos

Ayer, EL PAIS pudo confirmar plenamente la puesta en libertad de uno de lus trece fascistas detenidos. Se trata de Francisco Abadal Esponera, de quien la nota oficial de la Jefatura de Policía de Barcelona, hecha pública el pasadojueves, decía textualmente que se le había ocupado « un revolver calibre 32, marca Stnhith- Wenson, dos cartuchos para el mismo, siete cartuchos de dinamita, dos cartuchos de plástico T-4, tres detonadores y diez metros de mecha lenta».

Miembros de la Guardia de Franco, infiltrados en el PSUC

Por otra parte, José Ramón Urcola, alcalde de Camarasa, manifestó ayer a EL PAIS que el hecho de que su nombre se haya visto involucrado directamente con las organizaciones de extrema derecha en la provincia de Lérida en varios medios de comunicación, respondía no sólo a una campaña de desprestigio personal y de venganza de personas próximas a Gómez Benet, sino a un deseo de encubrir a otras personas.Urcola, que afirmó que sus desavenencias de todo tipo con el conocido como El padrino y general Gómez se iniciaron hace tres años, calificó a Gómez Benet como una persona que tenía a casi todo el mundo «cogido por el cuello», en muchos casos por haberles dado dinero y por haberles hecho favores en la carre ra política. Dijo, asimismo, que Gómez Benet acostumbra a cobrarse todos los favores. «Y no me extraña nada que esta campana contra mí haya partido de personas del círculo de influencias de Gómez Benet, ya que este señor nunca pudo. conmigo.»

José Ramón Urcola aseguró que en los últimos tiempos le habían confundido en dos ocasiones con un individuo leridano llamado Agustín Guillaumet, miembro de la Guardia de Franco (de quien actualmente se desconoce su domicilio), amigo personal de Gómez Benet, y que hace un año, después de haberse arruinado en los negocios, trabajó en Lérida en una empresa de maquinaria de excavación. Dio, asimismo, el nombre de Francisco Fernández Paredes, conocido como Pacucho, estudiante de Derecho, que trabajó en el Ayuntamtento de Lérida y que fue responsable de las Juventudes de la Guardia de Franco de Lérida y delfín de Gámez Benet.

El señor Urcola aseguró, asímismo, que algunas de las personas que Gómez Benet (cuando éste era lugarteniente de la Guardia de Franco) introdujo en este organismo, aparecieron más tarde en el Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC), «aunque -precisó- eran tipos de muy baja calidad humana».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de octubre de 1977

Más información

  • Ordenado el pasado día 9 de octubre