_
_
_
_
Encuentro informativo en EL PAÍS

Felipe González: "Estoy absolutamente seguro de que el Ejercito respetará el resultado de las elecciones, cualquiera que sea"

La noche de ayer fue sin duda una de las más largas de cuantas conoce y conocerá el presente siglo español. EL PAIS ha querido sumarse a la enorme expectativa por la marcha de las elecciones convocando un «encuentro informativo», en el que se integraron destacados representantes de la política y la cultura. A él asistieron más de doscientas personas, de muy distintas opciones e ideologías políticas pero con el común denominador del respeto a los postulados ajenos. informan de todo ello.

Un cuarto de hora después de que las agencias transmitieran la lista de senadores por designación real, es decir, hacia las 23.30 horas de la noche de ayer, Felipe González hacía su entrada en los locales de EL PAIS, en los que se había convocado a numerosos representantes de la política y la cultura: « Creo que la lista no supone ninguna sorpresa para nadie -declaró el secretario general del PSOE- y me parece que no refleja la situación real del país, que se está expresando a través de las urnas.»«Por lo que respecta a la posible unidad de los socialistas tras las elecciones creo que es un proceso inexorable. No queremos exclusivismos, ni siquiera pretendemos la exclusiva de las siglas del partido, que pertenecen al pueblo. Ahora bien, las negociaciones para la unidad se basarán en los resultados de los votos. Las tendencias socialistas dentro del partido tienen un techo, como ocurre en el seno del Partido Socialista Francés, por ejemplo.»

Felipe González fue el que causó mayor revuelo. Sus impresiones eran fundamentalmente optimistas y, desde luego, fue la figura epicéntrica de la reunión.

«Hasta ahora hemos sido la única fuerza política que no declaró públicamente la posibilidad de participar en un Gobierno con Suárez. Esto sería posible, pero habrá que esperar al recuento final. En cualquier caso, el PSOE ha explicado ya en numerosas ocasiones las tres condiciones básicas para tal colaboración: libertad política real; que las Cortes elaboren un proyecto constitucional claro y que la política económica sea la preconizada por el partido, es decir, que el peso de las reformas no caiga sobre la clase trabajadora. »

«Si el pueblo, a través de la urnas, quiere que accedamos al poder en el caso de que nos convirtiéramos en la primera fuerza política, asumiríamos esa función. Por lo que respecta a la reacción de las instituciones vigentes, creo que la clave es el Ejército, y tengo una confianza ilimitada en él, por lo que se refiere al respeto y el acatamiento al sentir popular.»

La entrevista se celebró con la presencia de José María de Areilza, quien coincidió absolutamente con la opinión de Felipe González respecto al papel inmediato del Ejército. Sobre la reacción de la banca, siempre dentro de ese hipotético triunfo socialista, el conde de Motrico declaró que «no creo que la banca sea una fuerza política en sí. Ahora bien, ante la realidad de los resultados habrá de tener en cuenta a las fuerzas políticas mayoritarias y negociar con ellas.»

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ramón Tamames, Joaquín Satrústegui y Nazario Aguado coincidieron en su impresión sobre la lista de los senadores de designación real, calificándola de «derechista», destacando la presumible inadecuación con los resultados electorales y, por tanto, con el sentir popular. En cualquier caso, todas estas declaraciones se realizaron antes de las veinticuatro horas del miércoles, cuando el recuento de votos no permitía predecir ningún resultado serio y riguroso.

Ignacio Camuñas, Joaquín Garrigues Walker y Francisco Fernández-Ordóñez conformaban la representacián de la Unión de Centro Democrático. Para Ignacio Camuñas el hecho de la reunión convocada para hoy jueves por el presidente del Gobierno y candidato de la UCD tiene dos finalidades, de una parte para revisar los resultados de las elecciones y, por otra, poner a punto «lo que podríamos llamar el acuerdo formal de constitución de la UCD como unión parlamentaria». Sobre el grado de disciplina interna que tal unión conllevaría, manifestó que «nos hemos comprometido durante la campaña a trabajar unidos en las nuevas Cortes, para hacer posible la elaboración de la Constitución y llevar adelante el plan económico que la UCD preconizó en su programa».

Joaquín Garrigues Walker declaró que estaba en estudio la posibilidad de formar un partido que unificara la actual agrupación de UCD, a la vez que confiaba en que su opción alcanzara el 40 % de los votos. «Creo que no va a hacer falta -añadió- ninguna alianza ni con el PSOE ni con Alianza Popular para gobernar en el futuro.»

Francisco Fernández Ordóñez, a quien los corrillos de la noche aseguraban la cartera de Hacienda en el próximo Gobierno, tenía un talante distinto al de sus compañeros: «Personalmente creo que la situación económica del país es tan grave que la única manera de salir de la crisis es con un pacto entre la derecha y la izquierda. Por lo que respecta a la posibilidad de formar un Gobierno de coalición con los socialistas recalcó la necesidad de conocer los porcentajes finales, ya que si estas dos fuerzas alcanzaban un número de escaños similar, o con una diferencia pequeña, no veía otra alternativa que la de un Gobierno que cuente con las dos fuerzas».

Ramón Tamames, candidato por el Partido Comunista, calificaba los resultados de «absolutamente imprevisibles en esta hora» (las 0.30 horas del jueves). «Los sondeos, y el Partido Comunista no los ha hecho, no son hoy por hoy fiables en España. Todos los que se conocen alegan su carácter científico, pero lo cierto es que existen notables diferencias entre uno s y otros, es decir, algo falla.» En lo que atañe a un posible Programa común con el PSOE para una futura actuación parlamentaria y para las próximas elecciones municipales, declaró que «nosotros siempre hemos estado abiertos a esa posibilidad, pero creo que habrá que esperar unas semanas para poder hacer declaraciones serias en este sentido. Piense que entramos en una nueva dinámica y habrá que ver cómo evolucionan las agrupaciones electorales que hoy están en juego. Habrá que ver qué pasa con la Alianza Popular y con la Unión del Centro, pues cabe la posibilidad de algunos desgajamientos de una parte de sus componentes».

Jorge Semprún, cuya ubicación resulta difícil, pues pertenece al mundo de la cultura, pero con una importante experiencia en el plano político, se mostraba sorprendido por la constante respuesta que encontraba en sus amigos: «todo parece marchar bien porque, afortunadamente la izquierda no parece que vaya a ganar con gran diferencia», la sorpresa la motivaba el hecho de que los comunicantes eran todos de izquierda. No acababa de entender el excesivo miedo a un triunfo de las opciones progresistas.

También estaban en la convocatoria de EL PAIS los vascos Jáuregui y Ajuriaguerra, Ramón Serrano Súñer, Javier Solana, Luis Yáñez, Villar Arregui, Mariano Aguilar Navarro, Pedro Sáinz Rodríguez, Carmen Diez de Rivera y un amplísimo etcétera imposible de transcribir.

También se acercaron por EL PAIS un grupo de periodistas, escritores, artistas, hombres de cine, a la hora de esperar los primeros resultados de la elecciones.

Para Hugh Thomas «éste es un momento trascendente, aunque sea casi banal decirlo. Y es especialmente hermoso para todas esas personas que especialmente en España, pero también fuera de ella, han luchado durante tantos años para que esto llegara a ocurrir. Parece que va a ganar el Centro -pronostica-, pero eso ya lo veremos».

Buero Vallejo no hace quimeras electorales, pero se sabe que pudo haber salido en las listas de senadores por designación real: «No he tenido ningún ofrecimiento oficial al respecto, pero cuando hace un mes aparecieron las listas en Opinión dejé clara mi negativa en una carta a EL PAIS. Prefiero ser un escritor aceptable que un mal político», termina. Y asegura que también declinó la posibilidad de estar entre los senadores para la democracia. Eduardo Peña, subsecretario de Comercio, discute de literatura con la novelista americana Bárbara Solomon: coinciden en que en cada novelista se agazapa un reaccionario. El poeta puede escribir en la trinchera, pero para hacer una novela hace falta la tranquilidad de la casa o de la torre de marfil. Los dos están optimistas con las elecciones. Y están también Elías Quejereta, Carlos Saura, Fernando Rey, Luis García Berlanga, Jesús Aguirre, Juan Benet, Juan García Hortelano y Andrés Cillero: «Me gustaría que tuviera una victoria importante el PSP. No soy ni brujo ni adivino, pero admiro mucho al profesor Tierno Galván", manifestó el pintor.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_